¡A PROCRASTINAR MUCHACHOS!…

04/09/17 — POR

Vivir al límite y romper el mito de que los emprendedores flojos sufren más estrés y menor bienestar: ahí está la contienda desigual.

Por Pilar Entrala V.

85_GestionCultural_Inicio

Ilustración: Alfredo Cáceres

Si en tiempos de los musicales de fantasía, la fórmula “Supercalifragilisticoespialidoso” (estilo «Mary Poppins») marcó la diferencia por lo extravagante, ahora, en la era digital, los Gestores Z acostumbrados a comunicarse con mensajes de sólo 140 caracteres llevan la delantera conjugando un verbo harto raro: PROCRASTINAR. ¿Perteneces a la llamada “generación silenciosa” del siglo XXI y aún no ganas tiempo Procrastinando?… En síntesis, ¿no le sacas la vuelta a tus proyectos? Para distinguirte de la competencia con un producto o servicio moderno y novedoso, aquí la magia está en dejar PARA MAÑANA lo que debes hacer HOY.

“Para ser un pensador original no tienes que ser el primero, sólo diferente y mejor”, advierte en sus charlas TED el joven sicólogo organizacional estadounidense Adam Grant. El autor de los bestsellers «Dar y recibir» y «Originals» repasa en sus textos la vida de héroes invencibles y personajes históricos para demostrar que al dilatar los procesos creativos se abre una puerta infinita hacia una más amplia gama de Ideas: “Leonardo da Vinci trabajó de modo intermitente durante 16 años en la «Mona Lisa». La noche antes del discurso más importante de su vida, Martin Luther King seguía reescribiéndolo, y esperando su turno para hablar aún modificaba sus líneas; pero cuando subió al escenario, en un impulso inesperado, dejó el discurso a un lado y pronunció las cuatro palabras que cambiaron el mundo: ‘Yo tengo un sueño’ ” , predica en sus conferencias Grant.

Por su parte, Carlos R. Cobian, líder de la nueva Economía Creativa puertorriqueña (así reconocido por la revista «Forbes»), precisa en sus entrevistas: “La rapidez de una acción puede valer menos que la calidad del trabajo. Es irónico que no querer sentirse bajo estrés cause a su vez mayor estrés por obsesionarte con terminarlo todo antes del tiempo previsto”. Pongan ojo Aquí chiquillos: Bautizada como la “Teoría de la Motivación Temporal” por el profesor Piers Steel (1967, @ pierssteel), de la Haskayne School of Business de la Universidad de Calgary, su investigación concluye que ¡el 95% de las personas procrastina! A partir de la insólita ecuación U=EV/ ID (siendo E la expectativa de conseguir el objetivo, V el valor atribuido a ese objetivo, I la impulsividad y R el retraso), “las tareas que queremos que se lleven a cabo mejor y a las que otorgamos mayor importancia son las que demoramos con más frecuencia”. “Más que flojera, lo que hay detrás de la Procrastinación es un exceso de Perfeccionismo”, argumenta el estudioso.

PECADO FAVORITO DE LOS GESTORES Z, ESTA INSÓLITA ECUACIÓN LO EXPLICA TODO: U=EV/ID. LA MAGIA ESTÁ EN BOTAR A LA BASURA EL RELOJ Y DEJAR PARA MAÑANA LO QUE PUEDES HACER HOY.

Del latín procrastinare (pro, adelante; crastinus, referente al futuro), sin embargo, para muchos asesores de Marketing, este mero acto es “un enemigo silencioso que destruye tu emprendimiento”. Corría el 2012 cuando el Centro de Rehabilitación en línea para Procrastinadores Crónicos fue creado por la escritora neoyorquina Sheryl Canter. ¿Su lema? “La Procrastinación es la tumba donde está enterrada la oportunidad”. Ante tanto contraste, saque Ud. mismo sus propias conclusiones.

EL CLUB DE LOS SIN CULPA

Justamente Procrastinar es lo que hace Mariana Acosta cuando escribe sus ensayos en aras de seguir promoviendo la formación de audiencias y de nuevos públicos. Tras obtener la Beca Creación Literaria 2008 del Fondo del Libro, y los Premios Chile Crece Contigo (2009) y Fantasía Antártica (2010) de la Editorial Cuarto Propio, la creativa chilena confiesa: “Vivo procrastinando, sin culpa ni complejo”. Agradecida de que exista este concepto, “por ser liberador de estigmas y juicios sociales que incluyen hacia mi persona adjetivos poco cariñosos, entre ellos, dispersa…, volada… distraída…, los cuales por suerte no han logrado aniquilar mi autoestima”, son tres los elementos característicos del trabajo de esta escritora, reconocida en 2016 por el Fondo Solidario para la Cultura de la Fundación ANGELICVM: Ritmo, Oralidad y Juego.

85_GestionCultural_Procrastinar_MarianaAcosta

Mariana Acosta

A diferencia del Conejo Blanco de «Alicia en el País de las Maravillas», de Lewis Carroll (“¡Dios mío, voy a llegar tarde!”), para Mariana el reloj dejó de ser importante: “Sólo las personas de mi círculo más íntimo saben que cuando recorro los estacionamientos del edificio sin rumbo fijo, saco y meto la misma ropa a la lavadora varias veces o riego las plantas, estoy construyendo ‘distraídamente’ una historia; conversando con mis personajes, jugando con formas y colores que darán sentido a mis historias. Luego decanto, sin apuro, lo que ha dibujado mi mente y bastante después enfrento la aterradora etapa de transcribir y re-transcribir casi de manera rotativa, haciendo trabajar mi corteza pre-frontal, lógica, racional y planificadora para dar vida a una obra que tenga coherencia y significancia para mi audiencia. Ocurre algo parecido con mis cuadros: dejo reposar largos días varias telas al mismo tiempo, en diferentes partes y en cualquier minuto las voy plasmando con colores, siempre a la vista, para ‘pololear’ con ellos a través de pinceladas espontáneas y sorpresivas, y una vez que nos hemos seducido mutuamente, logro sentirlos concluidos”, dice la también artista visual.

–¿Quién llega primero en tus cuentos infantiles: la Tortuga que fija en la meta no dejó de moverse o la Liebre que se distrajo?

“Mis personajes no son tan obvios, son más inteligentes, representan a niños del siglo XXI, curiosos, inquietos, ingeniosos, les gusta jugar, cantar y deben solucionar habilosamente muchos problemas, como la soledad, el autoexilio, el miedo a ser rechazados… En las diferentes historias no se promueve la competencia, todos son a veces liebre y otras tortuga, como en la realidad. Los personajes que podrían parecerse a la liebre en algún momento, lo son gracias a la ayuda y perseverancia de aquellos que podrían parecerse a la tortuga. En mis «Cuentos de Manana» (selección de relatos cortos para el MINEDUC) no encaja la burda competencia por llegar primero a algún lugar, ni mucho menos a costa de la debilidad de otros. Los desafíos de mis personajes son difíciles, pero alcanzables cuando forman equipo. Ellos saben que es más difícil obtener éxito en soledad, son muy inteligentes y por eso la competencia individual no es tema”.

CARCAJADABLAS

La autora de la colección «Carcajadablas, el lugar donde primero ríes y luego hablas» (¿otro trabalenguas?), explica: “Si los emprendedores no tienen paciencia, no deben arriesgarse. En la búsqueda de soluciones se produce una asociación entre las funciones racionales y cognitivas con las emocionales y creativas, por lo que requerirán ser muy flexibles para re-direccionar ciertas decisiones cuando constaten un desacierto. Si se asustan por falta de financiamiento, no se preocupen, ES NORMAL. Tampoco por no dormir mucho, eso TAMBIÉN ES NORMAL. Lo importante es avanzar, a pesar de los tropezones contemplados como parte del camino. Si son pacientes, valientes, flexibles, racionales; dejan entrar las emociones y se dan permiso para potenciar su creatividad en busca de respuestas, podrán bailar hasta el tango entre pasiones y sueños, con la certeza de trascender construyendo un nuevo aporte ante una buena oportunidad”.

LOS DEDOS EN LA PUERTA

Víctor Hugo le pedía a su valet le escondiera la ropa para impedir que saliera desnudo cuando debía estar escribiendo. Ante las “malas lenguas”, Mariana Acosta, Magíster en Neurociencia aplicada a la Educación Infantil, agrega: “También decía ‘el futuro tiene muchos nombres, para los débiles es lo Inalcanzable; para los temerosos, lo Desconocido; y para los valientes, la Oportunidad’. Auto limitar la libertad en el proceso creativo es apretarse los dedos en la puerta. La excusa perfecta para no arriesgarse por miedo a no lograr los objetivos. Interpreto la autolimitación de la libertad de ese novelista como una víctima de su época. Es probable que si hubiera sabido que pensar distraídamente resulta vital para el proceso de crear, habría salido honroso a dar al menos una vuelta a la manzana sin culpa y sin tener que pedirle auxilio al valet”.

CASO CERRADO

Del baúl de los recuerdos, en el «Oxford English Dictionary» se lee: el registro más antiguo de la palabra procrastination es del año 1548. De regreso al futuro, en Google, millones de páginas contienen las palabras procrastination (2,4), procrastinate (1,1) y procrastinator (0,6). Y si de Curiosidades se trata, pocos sitios ofrecen la respectiva traducción al espa- ñol, francés, italiano o portugués. Opuesta al archiconocido “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, cuyo origen es el proverbio medieval “A lo que has de hacer no digas cras, pon la mano y haz”, la consigna de esta nueva lucha está decretada: “¡Procrastinadores uníos!… pero mañana”. Quienes deseen hacer mérito en el terreno de las buenas prácticas tendrán que aplicar entonces el viejo refrán, pero …¡al verés de los Cristianos!

Comentarios

  • “No veo a ningún Dios aquí arriba”, Yuri Gagarin (1934-1968), hablando desde la órbita terrestre.
  • "El paso de los años es inevitable; envejecer, una opción", Anónimo.