Aplaudida comedia devela la intimidad masculina

11/11/16 — POR
«Nuestras mujeres», éxito del teatro y del cine francés, llega a Chile en su versión argentina. Guillermo Francella, Arturo Puig y Jorge Marrale, tres grandes nombres de la escena trasandina, son dirigidos por Javier Daulte en esta obra que toca las fibras del llamado sexo fuerte. La obra tendrá una mini temporada entre el 7 y el 10 de diciembre, en el Teatro Nescafé de las Artes.

Tres cincuentones exitosos, amigos desde hace tres décadas, ven enfrentada su amistad a una situación límite. ¿Nos conocemos de verdad? ¿Qué soy capaz de hacer por ti? ¿Hasta dónde llega nuestra relación? Por esos temas camina «Nuestras mujeres», revelando a través de la comedia las luces y sombras de los “clubes de Toby”, además de la sensibilidad que los hombres muchas veces esconden en una fachada de rudeza. En Chile la vimos el primer semestre de este año en su versión cinematográfica, y entre el 7 y el 10 de diciembre llegará al Teatro Nescafé de las Artes de la mano de tres grandes intérpretes argentinos: Guillermo Francella, Jorge Marrale y Arturo Puig.

Esta aplaudida versión, dirigida por Javier Daulte, acaba de resultar ganadora del premio Mejor Comedia de 2016 entregada por la Asociación de Cronistas de Espectáculos (ACE), y mantiene funciones a tablero vuelto de miércoles a domingo en el teatro Metropolitan Citi de Buenos Aires

Escrita por el francés Eric Assous y estrenada en París en 2014 de la mano de Richard Berry -con 160.000 espectadores en 150 funciones- fue llevada al cine con los reconocidos actores Daniel Auteuil, Thierry Lhermitte y el mismo Berry. Un año después debutó en Madrid, y en marzo de 2016 llegó a la capital trasandina.

¿La clave? Que la obra se sitúa en la misma línea de «Le prénom», «Un Dios salvaje» y «TocToc», es decir, se trata de un texto inteligente que se mueve entre la risa y el drama, y provoca la identificación inmediata del público.

La anécdota parte cuando tres amigos –Toni (Puig), Pedro (Marrale) y Max (Francella)– han quedado de juntarse en la casa del último para jugar su habitual partida de cartas. Pedro es un exitoso traumatólogo, casado y de vida ordenada, y es el primero que llega donde Max, radiólogo que aún no se decide a formar familia. Toni, afamado estilista, se demora en aparecer, provocando la preocupación de los otros dos y, cuando lo hace, confidencia un hecho terrible.

Desde ese momento la acción se vuelve delirante y pone a los personajes en distintas situaciones. Y, aunque el título sea un guiño a las féminas con quienes comparten su vida, lo más importante es que se ven obligados a revelar quiénes son en lo profundo de su ser.

Daulte, responsable de la dirección de éxitos como «Una relación pornográfica» y «Lluvia constante», precisa que «Nuestras mujeres» se trata de una comedia contemporánea, “donde el texto tiende a formularse como casual. En ese sentido, no la entiendo como una obra de mucho texto. Creo que es una comedia de situaciones. Y la palabra está respondiendo a esas situaciones”.

CLUB DE TOBY

Ocho semanas ensayó Daulte con Arturo Puig, Jorge Marrale y Guillermo Francella. Puig, recordado cariñosamente por el público latinoamericano por la serie «Grande Pa», es el mayor de los tres con 71 años. Le sigue Marrale, quien ostenta una larga carrera en cine, teatro y TV, con 69. El menor del trío es Francella, de 61, quien en producciones como «El secreto de tus ojos» y «El Clan», ha demostrado un gran talento para el drama además de su aplaudida faceta de comediante.

No son amigos desde hace 30 años, como los personajes de «Nuestras mujeres», pero se han encontrado en diversas realizaciones y rápidamente desarrollaron un gran fiato en esta puesta en escena, que el público se ha encargado de destacar.

Jorge Marrale interpreta a Pedro, el traumatólogo: “Su objetivo está centrado en la realización de sus hijos. De su mujer habla muy poco. Sólo deja entrever que son una pareja poco dinámica. Ante la crisis muestra que su paraíso es de cartón. Desnuda sus imposibilidades y lo poco que conoce en profundidad a su hija”, cuenta el actor desde Buenos Aires.

A él lo tocan varios aspectos de la obra: “La amistad masculina y la mirada sobre lo femenino. Hay poca autocrítica de actitudes y comportamientos. El otro tema, dentro del espacio de la amistad, es el tópico de la fidelidad al amigo a pesar de todo. Lo contradictorio cuando están en juego valores esenciales que tocan la ética y la moral”.

Puig (es Toni, reconocido peluquero que dispara la acción) destaca la situación de su personaje: “Él llega en un estado de exaltación tremendo y se pone más y más exaltado a medida que va contando lo que le pasó, esto provoca que Max y Pedro tengan que tomar una drástica decisión”, revela.

Al contrario de Marrale, precisa que lo único que lo identifica es el sentido de amistad entre los hombres: “Que definitivamente, y pase lo que pase, perdura el amor y el afecto entre ellos (los personajes)”.

Max, el anfitrión, que en la versión francesa y en el cine estuvo a cargo de Richard Berry, en esta puesta en escena es encarnado por Guillermo Francella. El conocido actor lo describe como un señor que vive quejándose: “Tiene varios problemas relacionales con las mujeres, vive chocando con los personajes femeninos, no le es sencilla la relación de pareja. Lo que tiene resuelta es su situación económica, vive bien, confortablemente, pero se queja de su estado, de no lograr la felicidad completa, la plenitud, está buscándola”.

Sobre la resonancia de la obra y su personaje, Francella puntualiza que él lleva una vida absolutamente antagónica a Max: “Soy actor y Max es radiólogo, estoy casado desde hace 27 años y tengo hijos, Max no tiene. En lo único que me identifico es en la relación con los amigos”.

–Esta obra devela la intimidad masculina. ¿Necesitamos conocer más de ella? ¿Ha mejorado la expresividad de los hombres en las nuevas generaciones?

Francella: “Lo femenino y lo masculino son universos totalmente diferentes, por eso se dice que somos de distintos planetas. No sé a qué nivel pudo haber mejorado la expresividad y la comunicación masculinas, pero creo que tiene que ver con la personalidad de cada ser humano. Lo que sí es que ahora hay una honestidad un poco más brutal, pero siempre depende de las personalidades de cada hombre”.

Marrale: “Siempre es necesario saber más. En «Nuestras mujeres» el autor provoca, con un acontecimiento inesperado, que se abran y se expongan verdades, mentiras, ocultamientos y cómo, por la vulnerabilidad propia de lo humano, desnudar lo más íntimo, lo que se cree precioso, y exponerlo a la mirada de todos. La cultura va transmigrando. Lo que eran trofeos en el pasado hoy ya no lo son. Las nuevas generaciones parecen entablar otras formas vinculantes entre sus pares. Hay modelos que entraron en crisis hace ya bastante tiempo. Aparecen otros que tratan de resolverse o transitarse como se puede. Sólo con el intercambio generacional se podrá acceder a un mejor convivir. Habrá postas que se podrán transmitir o pasar y otras que definitivamente se tendrán que descartar”.

Puig: “Sobre los sentimientos, sean entre hombres o mujeres, siempre hay cosas para descubrir. Y creo que los hombres en estos tiempos somos más abiertos y mostramos nuestros sentimientos”.

 

 

Comentarios

  • “Un hombre hace lo que puede. Una mujer hace lo que el hombre no puede”, Isabel Allende (1942).
  • "La idea no es vivir para siempre, la idea es crear algo que sí lo haga", Andy Warhol (1928 - 1987).