,

ARCO TENSO

19/03/18 — POR

La Feria de arte ARCO, el evento artístico más importante de España, cada vez más conectado con Latinoamérica, se tensa por motivos extra-artísticos y se destensa por motivos intra-artísticos.

Por Juan José Santos M.

Fotografías de Alfredo López

91_artesvisuales_FeriaArco2

«Every blind wondering ends in a circle» 2015, del artista mexicano José Dávila.

A RCO: 208 galerías de 29 países distintos, el mayor evento de Artes Visuales de España. Miles de creadores, comisarios, críticos y coleccionistas en los pasillos del recinto ferial de Ifema. Y el día inaugural comienza con un batallón de periodistas apuntando los objetivos de sus cámaras hacia un muro blanco. No se trata del sueño de todo galerista: vender toda la obra antes del pistoletazo de salida. Las fotografías que estaban en ese muro ya no están porque han sido retiradas por orden de Ifema. Un muro con ausencias marcó toda la presencia de la Feria ARCOmadrid 2018, y lamentablemente fue la censura política de la obra retirada, autoría de Santiago Sierra, la que protagonizó todas las conversaciones y portadas de fuera y dentro del país. La obra de Sierra, los rostros pixelados de políticos catalanes encarcelados tras la crisis del referéndum de Cataluña, considerados por el artista como presos políticos, se sobrepuso al rostro mirando hacia el futuro que quería proponer la feria.

Esta feria atípica –por su iniciación no desde el ámbito privado, sino desde el estatal– tiene 37 años de historia, y es el foco de atención artística, no sólo comercial, del país. La presente edición es quizás la más “bienalizada” de su biografía. Con ello se quiere aludir a la marca de un discurso, de un relato, y de un espacio de reflexión, por sobre el mero muestrario de productos a la venta. En los últimos años, ARCO invitaba a un país para que se realizara un estudio en profundidad de sus principales creaciones.

91_artesvisuales_FeriaArco3

Parte de la instalación de esculturas del artista Kim Simonsson, de la Galería Forsblom.

Este año, en lugar de un país, se ha invitado a un concepto. El programa comisariado por Chus Martínez, Elise Lammer y Rosa Lleó está dedicado a lo que se viene: “El futuro no es lo que va a pasar sino lo que vamos a hacer”. Diecinueve artistas a los que se han comisionado nuevas obras se han atomizado y diseminado en un espacio, con unos muros mínimos, y cubierto de una moqueta verde, diseñado por el artista y arquitecto Andrés Jaque. Simulando un estudio de grabación con un croma (como los que se usan en el cine para luego agregar en la posproducción imágenes digitales), algunos lo denominaron la “cancha de fútbol”. Más allá de sus aciertos o desaciertos, la realidad es que el espacio dejaba “respirar” a una feria compuesta por estresantes pasillos en damero.

Otro de los avances de esta edición ha sido la mayor presencia de mujeres, tanto en los programas comisariados, como en el número de artistas por galería. La desigualdad entre hombres y mujeres aún es un problema en el mundo del arte, y toda iniciativa para afrontar su solución es necesaria. Así como las comisarias de la sección principal de la feria son mujeres, también lo son las responsables de las otras dos secciones de ARCO: Diálogos y Opening.

Diálogos

Sección comisariada por María del Corral, Catalina Lozano y Lorena Martínez, que dispone en un mismo espacio a dos artistas. Con gran presencia de creadores latinoamericanos (como Amalia Pica, Juan Araujo o Carlos Garaicoa), este formato es muy interesante; permite a un creador poder mostrar más de un trabajo, y en un espacio más o menos amplio, y le propone al público un ejercicio de conexión que, sea ésta fructífera o no, posibilita una reacción diferente.

Opening

Sección protagonizada por diecinueve espacios, comisariada por Stefanie Hessler e Ilaria Gianni. Invitaban a galerías nacionales e internacionales con una trayectoria menor de siete años. La apuesta era refrescante y novedosa, aunque, por lo mismo, algunas de las propuestas aún estaban en fase de “prototipo”.

91_artesvisuales_FeriaArco

Vista del stand de la Galería Dan.

Un relato

Enric Fort Ballester presentó una máquina que creaba monedas. Los artistas se convierten en la feria en eso, artefactos para generar dinero a sus galerías, muchas de las cuales, por cierto, tienen dificultades para cuadrar sus números a final de mes, y sin muchas de las cuales, una gran cantidad de artistas tendrían que cambiar de oficio. Eugenio Ampudia colgó el texto “Try not to think so much” (“Intenta no pensar tanto”) en la pared de su galería, en un complejo sistema electrónico que interactuaba con el visitante. Siguiendo su instrucción, no pensamos mucho, así que la obra de Federico Manuel Peralta no nos afecta tanto (sus textos manuscritos, como el “Arte que me hiciste mal y sin embargo te quiero/arte que te llevaste amigos/ arte que haces sufrir/ arte que maltratas a la gente/ arte perro /¿Por qué no te dejas de joder?).

Episodio chileno

La presencia chilena de este año quedó asegurada con la participación de las galerías Patricia Ready e Isabel Aninat, pero además, se vieron obras de Eugenio Dittborn, Nicolás Franco, Enrique Ramírez o Patrick Hamilton con otras galerías. Ramírez valoró su participación con estas palabras: “Arco podría ser de las únicas ferias a las que voy. Para mí es algo así como el link entre el mundo latino y el europeo, supongo que como muchos artistas, no soy muy de ferias y no creo realmente que te ayuden a dar un panorama de lo que pasa en el mundo y del trabajo de los artistas, sino más bien te puedes hacer un panorama de lo que pasa en el mundo de las galerías, pero el encuentro entre estos dos continentes es siempre provechoso. En mi caso, estoy contento de encontrar amigos y de tener la posibilidad de mirar una enorme cantidad de mundos diferentes”.

Por su lado, Patrick Hamilton afirma: “Creo que ARCO ha ido retomando el nivel que tenía antes de la crisis, han regresado galerías muy importantes y se ve una vitalidad muy estimulante. El cruce entre actores del mundo del arte latinoamericano, de Norteamérica y europeo produce un cóctel de energía único. Además, aunque muchas ferias lo intentan, ARCO debe ser de las pocas donde los foros de críticos y comisarios funcionan de verdad, con un muy buen nivel de charlas y conferencias”.

ARCO destenso

Rebajando la tensión generada por la censura a Santiago Sierra, pongamos números al optimismo de Carlos Urroz, su director. La edición de ARCO 2018 ha sido la que mejores ventas ha registrado tras la crisis económica española: entre un 10% y un 20% más. El número de visitas se mantiene: alrededor de las 100.000 personas. Y, sobre todo, un buen sabor de boca que ha dejado el aumento en la calidad de las obras expuestas, tras algunos años regulares o francamente olvidables. Quizás Ifema, el recinto organizador, tome nota de este año, y para próximas ocasiones lo piense dos veces antes de descolgar obras por motivos políticos: el arte es otra cosa, y ya que estamos pensando en el futuro, retomando prácticas del pasado no vamos “a ningún sitio”.

 

Comentarios

  • “Conquistar sin riesgo, es triunfar sin gloria”, Pierre Corneille (1606-1684), dramaturgo francés.
  • "Los hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes", Isaac Newton (1642 - 1727).