COMO SALIDO DE UN SUEÑO…

09/06/18 — POR

Una de las grandes sorpresas de la Baviera alemana es la llegada al pueblo de Oberammergau, que literalmente deja sin aliento. Situado junto al río Ammer, al sur de Múnich, es unánimemente descrito como “salido de un cuento de hadas” por sus encantadoras casas en estilo tirolés, por la profusión de geranios que adornan sus balcones, por las fachadas pintadas con escenas de cuentos tradicionales. Las más conocidas y fotografiadas son las que ilustran escenas y personajes de «Caperucita Roja» y de «Hansel y Gretel».

Por María Teresa Herreros A.

Desde Oberammergau

93_Destinos_Oberammergau3

 

Sin necesidad de mapas ni guías, sólo basta recorrer a pie, lentamente, sus calles bordeadas de flores, de mesas y sillas frente a las pastelerías y cafés y, en especial, las tiendas donde se exhiben y venden las bellas tallas de madera características de Oberammergau. De gran categoría artística y por su maestría en la técnica escultórica, cuentan con reconocimiento y demanda mundiales. Realizadas en madera de color claro, algunas de ellas policromadas, representan personajes y fauna de la zona y principalmente escenas de Natividad, de la Sagrada Familia, figuras de santos y también juguetes. Irresistibles resultan los relojes cucú de todo tamaño.

Tema a considerar son las obligadas detenciones en las confiterías, en cuyas vitrinas deslumbran los strudel, las pastas danesas, los mazapanes de chocolate y los infaltables crescents de almendra que se acompañarán con un excelente café de granos tostados localmente en Garmisch-Partenkirchen.

Dependiendo de la hora, y habiendo identificado algunos de los numerosos restaurantes que ofrecen diferentes especialidades, es recomendable decidirse por uno de cocina local. El muy típico Tafelspitz, considerado como el rey de los platos de carne: ternera hervida o carne de res de muy buena calidad, con algunas verduras y especias aromáticas. Otra alternativa irresistible es una tierna Schnitzel, escalopa de ternera de gran tamaño que prácticamente no necesita acompañamiento. O podría ser el Wildgulasch, estofado de venado de caza regional. Todo esto acompañado de starkbier, la cerveza fuerte de la zona.

93_Destinos_Oberammergau2

Prosiguiendo la caminata y preparándonos para las sorpresas que se asoman tras cada esquina, una detención obligada es la llamada Pilatushaus, fácil de identificar por los frescos que ilustran el momento en que Pilatos entrega a Jesús, pintados en la fachada en 1784. En su interior se exhibe una significativa colección de Pinturas tras Vidrio que siglos después inspiraron obras de Wassily Kandinsky y Franz Marc, nueve de las cuales fueron publicadas en el almanaque del famoso grupo artístico Der Blaue Reiter (El jinete azul).

Continuando por la misma calle está la imperdible Iglesia de San Pedro y San Pablo, uno de los destinos de interés más populares de la región. Fue construida a mediados del siglo XVIII en arquitectura estilo Rococó, con sorprendente decoración interior de bellos frescos en los muros y en el techo relacionados con la vida de ambos apóstoles, y un imponente altar mayor en mármol oscuro y figuras sacras en oro.

LA PASIÓN DE CRISTO

Normalmente, Oberammergau es una ciudad calmada, atractiva y apacible, como otras de la zona. Pero todo cambia dramáticamente por el acontecimiento que la hace famosa alrededor del mundo: cuando llega el momento de la representación de la «Pasión de Cristo» cada década en tradición ininterrumpida desde 1634. Desde 1680 en años terminados en cero, excepto en 1934 celebrando su 300º aniversario y en 1984 al cumplirse su 350º aniversario.

La historia de la Pasión en la ciudad bávara se remonta a 1633. Durante la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), después de perder a un gran nú- mero de sus habitantes a causa de la peste bubónica, los supervivientes juraron que representarían la «Pasión de Cristo» cada diez años si Dios los salvaba de nuevas epidemias. Desde ese voto, nadie más murió de una plaga y Oberammergau ha mantenido su promesa hasta hoy en escenarios al aire libre.

93_Destinos_Oberammergau4

«La Pasión de Cristo» La función se inicia cada día a las 14:30, tiene una duración de 5 horas y termina a las 22:30, agregando un intervalo de 3 horas para almorzar. A la vuelta, el público es recibido por gran música a la cual se da la mayor importancia. La temporada considera algo más de 100 representaciones entre mediados de mayo y principios de octubre. La venta de las entradas individuales (€ 30 a € 180) para las funciones del año 2020 se inicia en mayo de 2019 cuando los compradores pueden optar a las localidades sobrantes de los diferentes tours que tienen preferencia.

 

La iglesia parroquial original de Oberammergau demostró ser demasiado pequeña para presentar la Pasión, por lo que se decidió realizarla en el cementerio de la iglesia, sobre las tumbas y la pestilencia, donde yacían los restos de quienes habían muerto a causa de la plaga.

Años después y en un lugar más amplio se instalaba una simple tarima de madera sobre la cual se realizaba la «Pasión de Cristo».

En la 32ª. versión, en el año 1930, el histórico escenario fue reemplazado por un teatro monumental, moderno y confortable, siempre al aire libre, ampliando al mismo tiempo el auditorio a 5.200 escaños.

Los anales de Oberammergau registran la presencia de los más distinguidos personajes a lo largo de la historia de esta representación: Emperadores, sultanes, reyes, reinas, músicos, futuros Papas, presidentes, escritores, Premios Nobel, ingenieros…

La última representación se realizó en 2010, cuando llegó medio millón de visitantes proveniente principalmente de los Estados Unidos, Gran Bretaña y los países escandinavos. Esta vez superando la cifra de años anteriores con más cantidad de jóvenes y de alemanes.

Un año antes se vendieron todas las entradas y quienes quisieron optar por los tickets devueltos a última hora necesitaron mucho tiempo y paciencia.

Se requiere un año entero para la preparación de los 2.000 actores, de los escenarios, de los 100 mú- sicos y de los 110 cantantes amateurs que participaron en esta oportunidad. Para cada intérprete de los papeles principales hay un doble por si el titular no pueda actuar. Los hombres de apariencia bíblica tienen regulaciones para el largo del cabello y de la barba, que deben dejar durante un año. Para actuar en esta obra se debe ser nativo de Oberammergau o haber vivido allí al menos por 20 años, con excepción de los menores que no tienen requisitos para participar. Los músicos y cantantes son amateurs y también nativos de esta ciudad.

La obra comprende texto dramático hablado, acompañamiento musical y coral, y tableaux vivants, que son escenas del Antiguo Testamento intercaladas con los últimos días de Jesús, representadas por actores que deben estar largo rato inmóviles, acompañados de descripción verbal.

A las dos de la tarde en punto todo está listo y el público comienza a entrar hasta que 5.000 personas repletan las aposentadurías del Teatro de la Pasión. La representación empieza con la llegada de Jesús a Jerusalén, donde es recibido con vítores y palmas, continúa a través de sus días postreros hasta su crucifixión y finaliza con la Resurrección en glorioso “Aleluya, ha resucitado” a toda orquesta y coro. Hay dos momentos en los que la audiencia está muda e inmóvil y se la nota profundamente afectada, al punto de que “se podría escuchar la caí- da de un alfiler”: cuando Cristo muere en la cruz y cuando se canta el Sch’ma Israel (Escucha Israel), las dos primeras palabras de la oración más sagrada del judaísmo.

 

93_Destinos_Oberammergau1

Comentarios

  • “En mis cuadros hay cosas improbables, no imposibles”, Fernando Botero (1932).
  • "Y Dios tomó un puñado de viento del sur, sopló Su aliento sobre él, y creó el caballo". Leyenda beduina.