Cuatro formas de habitar el vacío

23/08/16 — POR
Los artistas Alfredo Jaar, Fernando Prats, Iván Navarro y el poeta Raúl Zurita desafían la imagen del vacío como ausencia o carencia de sentido a través de una exposición inédita en la Galería Joan Prats de Barcelona: se organizó una jornada de diálogos con los cuatro artistas y un recital poético de Zurita en la Fundación Antoni Tàpies. La exposición permanecerá abierta hasta el 16 de septiembre.
Eccidio-de-Ivan-Navarro_web

Eccidio, de Iván Navarro

 

Desde Barcelona. Fotos: Cortesía Galería Joan Prats

Raúl Zurita habitó el vacío con su escritura en los cielos del barrio del Bronx en Nueva York (1982). Fue tanto una conquista del espacio aéreo de Estados Unidos, como la oportunidad para desplegar un poema monumental lejos de la vigilancia de la Dictadura Militar Chilena. El 2 junio de 1982 (hace 35 años), cinco aviones soltaron humo para configurar quince frases del poema «La vida nueva» en los cielos neoyorquinos. Fue un acto de valentía y un doble desafío al irrumpir en el espacio aéreo estadounidense, evocando los sobrevigilados cielos chilenos; y una escritura efímera concebida a gran escala para ser leída desde varios kilómetros. Esa obra se presenta como libro de artista editado en 2014 y el video de la acción registrado por Juan Downey.

Mientras los espectadores del poema de Zurita observan en la bóveda celeste las borrosidades que antes fueron legibles, Fernando Prats nos devuelve al territorio nacional. A través de «Acción Quillagua» (2012) desarrolló un conjunto de obras y acciones en las que intentó auscultar el ritmo, el pulso interior o el mensaje de geología y geografía humana: decodificando su tectónica, reconociendo su fisonomía obtusa y cambiante a través de los fragmentos orales, materiales y los restos óseos dispersos en el desierto, como ejemplo de la resistencia altiplánica ancestral. Desde su taller, ubicado en Barcelona, preparó superficies con humo, como si diseñara un cardiograma, que en este caso señala el pulso del territorio y de sus habitantes. A través de huellas o grafías en papeles o telas que golpea, hiere, por propia voluntad o por azar, realiza la retención instantánea de imágenes, antecedente directo de la historia de la fotografía¹. Según la NASA, Quillagua es el punto más seco del planeta (en los últimos 40 años apenas ha registrado 0,2 mm de agua). En este vacío territorial del desierto de Atacama, no sólo se alude al paisaje y a su tectónica de escala ancestral, sino que también a la épica de sus residentes que viven “contra viento y soledad”. En este desafío por habitar el vacío reconocemos la obra de Alfredo Jaar, donde intenta nombrar sin nombrar, o mostrar sin decir, los asesinatos, el atropello a los derechos humanos y las tragedias humanitarias acontecidas en distintas partes del mundo.

 

Vista-general-de-la-obra-Escritura-en-el-Cielo-de-Raul-Zurita_web

Vista general de la obra Escritura en el Cielo, de Raúl Zurita

 

La imposibilidad de representar, y el fin del lenguaje, están en la base de «Un millón de destellos» (2005), la obra que exhibe, donde existe una ética respecto del exceso de imágenes, y, por el contrario, presenta una fotografía fija, proyectada contra uno de los muros de la galería Joan Prats. A través de esta fotografía, el espectador se ve forzado a reconocer, en medio de la oscuridad, el fondo marino, habitado por infinidad de transparencias, azules profundos, negros y luminosidades. El observador de esta obra se ubica en una caja negra (black box), reproduciendo el punto de vista del artista cuando apuntó su cámara: ‘’Esta fotografía fue tomada en Luanda, Angola, con el lente de mi cámara dirigido hacia el Océano Atlántico, en dirección a Brasil. En 1538, Angola, colonia portuguesa, inició sus embarques de esclavos africanos con destino a Brasil. El imperio colonial portugués (1415-2002) fue el de mayor duración de todos los imperios coloniales europeos. Al menos quince millones de africanos atravesaron el llamado Pasaje del Medio Atlántico hacia colonias en América del Norte, América del Sur y las Antillas Occidentales. Se estima que más de cinco millones de almas fueron trasladadas en barco directamente de Angola a Brasil. Actualmente, se calcula en alrededor de 35% (setenta millones de personas) el porcentaje de la población brasileña que desciende directa o parcialmente de africanos’’.

 

Vista-de-obras-y-video-de-Accion-Quillagua-de-Fernando-Prats_web

Vista de obras y video de Acción Quillagua, de Fernando Prats

 

Desde la fisiología de la visión convertida en metáfora de la memoria en la obra de Jaar, nos desplazamos unos metros a ver dos piezas de Iván Navarro en la sala contigua: «Nada (Ello dirá)», de 2012, y «Eccidio» (2012). Ante la convulsa e imprecisa actualidad mundial, Iván se pregunta «¿Dónde será la próxima guerra?» (Where is the next war?, 2012). Bajo este título realizó una serie de obras donde enfrenta la historia del arte con la manipulación de los medios y las instituciones en el contexto de la Guerra Fría. Con luz se diseña el marco cromático que cita a una composición del artista Josef Albers y en el interior de cada composición aparecen las frases pertenecientes a los grabados que hizo Francisco de Goya para los «Desastres de la Guerra» en 1810-1815. Desde la virtualidad seductora del cubo aséptico y atemporal, suspendido sobre el muro de la galería, surge la crítica que plantea Iván Navarro al enfrentar dos temporalidades que colisionan en la obra: los antecedentes del proyecto moderno que intentó liderar Estados Unidos a través de la promoción de la abstracción y, por otra parte, la dantesca realidad que supone toda guerra, en este caso, representada por Goya.

Desde el fondo de un foso de ladrillos dispuesto en el suelo de la galería, emerge la palabra Eccidio en la que rememora el ataque de las tropas alemanas que tuvo lugar en las afueras de Roma el 24 de marzo de 1944². La analogía de esta tragedia con Chile es inevitable si al revisar el episodio identificamos que se trató de una matanza que se intentó ocultar dinamitando el lugar: idéntica estrategia con lo ocurrido en los Hornos de Lonquén durante la dictadura.

 

Vista-obra-Un-millon-de-destellos-Alfredo-Jaar_web

Vista de la obra Un Millón de Destellos, de Alfredo Jaar

 

La exposición inserta en el programa de celebración de los cuarenta años de la galería Joan Prats presenta al público español cuatro formas de «Habitar el vacío», a través de los distintos paisajes y experiencias humanas aludidas en las obras de los artistas chilenos. A pesar del nomadismo o residencia permanente, en uno u otro país, los cuatro creadores cargan con las luces y sombras de la humanidad más allá de las fronteras³, cual mitológico Atlas con el mundo a cuestas, configuran una cartografía crítica y en estado de alerta, a través de la cual señalan las ausencias, los dolores, los espectros, las visiones de ayer y hoy, donde la esperanza es un gesto revolucionario.

 

¹ Esta idea de la fotografía como “fundadora” del paisaje chileno forma parte de una de las ideas articuladas por Ronald Kay, en la discusión si Chile nace primero en la imagen o en la palabra, a propósito de la obra pictórica y gráfica del artista chileno Eugenio Dittborn en «El espacio de acá». Y una afinidad con la poética de las Protografías realizadas por el artista colombiano, Oscar Muñoz (1951), que investiga en su obra la capacidad de retención del proto-momento de imágenes espectrales o efímeras que tienen la capacidad de activar la memoria.

² Este lugar ha sido convertido en un memorial y un museo permanente.

³ Anna María Guasch escribió respecto de esta idea de local, o de la producción de localidad: “La globalización deja de ser entonces un proceso externo abstracto, distante, que cambia de coordenadas e incluso puede generar pánico, y se convierte en un vehículo –con componentes utópicos sin duda– que agranda y proyecta expectativas y las aspiraciones locales”. En catálogo «La memoria del otro», Museo Nacional de Bellas Artes, Santiago de Chile, 2010, p. 11.

Comentarios

  • "Para comer bien en Inglaterra es recomendable desayunar tres veces", Francois Rabelais (1494 - 1553), humanista francés.
  • “No puedes esperar que los dos extremos de una caña de azúcar sean dulces”, Proverbio.