,

Dos poderosos thrillers franceses

11/09/17 — POR

Por Jessica Atal.

Ganadora del Premio Renaudot, entre otros, «Almas grises», de Philippe Claudel (Nancy, 1962), es una novela que bien puede calificarse de negra, pues está elaborada sobre un caso policial donde desfilan muchas sombras, es decir, personajes algo macabros y oscuros que van desenvolviéndose entre capas de misterio y de miseria, en una atmósfera absolutamente cautivante y hermosa. El cuerpo de Belle de Jour, una niña de 10 años, flota en el canal. Ha sido estrangulada y el crimen no tiene culpable sentenciado. Veinte años después, el policía a cargo de la investigación decide relatar los hechos. Es diciembre de 1917, en una pequeña ciudad del norte de Francia. La Primera Guerra Mundial lo cubre todo de muerte y de horror y el escenario es perturbadoramente sombrío. El desfile de sombras es el desfile de personajes ba- ñados del gris de los acusados. De los sospechosos. Y son todos –incluido el narrador– sospechosos. El juez Mierck, a quien se le muestra respeto pero poco aprecio, deja entrever chispas de alegría ante la perspectiva de un asesinato de verdad. El médico Desharet examina el cuerpo como mero caso clínico. El fiscal Destinat, quien vive y muere en su “palacio” acompañado por su criada, apenas se deja ver después de que su mujer ha muerto tal como vivió: en absoluto silencio. Bourrache, padre de Belle de Jour, es dueño del restorán que frecuentan los viejos baluartes de la ciudad como grandes señores. Ninguno de estos personajes extraños, deslavados y encogidos por el miedo se salva de su propio campo de batalla y de su infierno. Sólo la niña asesinada tiene color en esta atmósfera bañada de gris: ella “parecía una princesa de cuento con los labios azules y los párpados blancos”. Philippe Claudel tiene una extraordinaria habilidad para recrear un mundo donde la destrucción humana es el pan de cada día. Los personajes son buenos y malos a la vez y todo se confunde en un inmenso barullo, como un disparo ensordecedor que borra márgenes y traza dudas. La imagen de su vida –confiesa el narrador– no ha sido más que una sucesión de fragmentos, imposibles de recomponer. Sin embargo, vemos, al final de la historia, cómo ésta se recompone con una nitidez espeluznante, a pesar de que el tiempo ha transcurrido y ha terminado por marchitar inevitablemente el cuerpo y el corazón de todos los hombres. Claudel es un autor extraordinariamente poderoso y cautivante.

 

Dispuesto a todo Pierre Lemaitre (París, 1951) es otro imprescindible escritor francés contemporáneo que aborda el thriller magistralmente. En «Recursos Inhumanos» también encontramos un universo de tonos oscuros y miserables que juega hasta el límite con la dignidad de las personas. Alain Delambre, protagonista de la historia, tiene 57 años y prácticamente ha olvidado lo que significa sentirse valorado en este mundo. Reconocido director de recursos humanos, vive al borde del abismo, subsistiendo gracias a trabajos que han terminado por sacar lo peor de sí mismo. “Nunca he sido un hombre violento. No me viene a la memoria ningún momento en el que haya querido matar a nadie”, es la reflexión que abre la narración en primera persona. Sin embargo, poco más adelante, lo vemos dispuesto a todo, incluso a matar, para no seguir ganando el vergonzoso cuarenta y cinco por ciento del salario mínimo en empleos que lo han vulnerado hasta la perversión y la crueldad. Desesperado por encontrar un mejor trabajo, Delambre accede a participar en una prueba que consiste en simular una toma de rehenes. Este episodio da un giro inesperado que revela el lado más oscuro del mundo empresarial. Víctima de un sistema cruel y violento, Delambre es, en este sentido, un producto de este mismo sistema.

Vemos, al igual que en la ficción de Claudel, a protagonistas complejos, inclasificables, buenos y malos a la vez, capaces de traspasar todas las fronteras. Lemaitre nos envuelve en una historia apasionante, vertiginosa, que plantea una urgente revisión al macabro sistema que nos da vida y nos mata a la vez. Sin compasión.

 

86_Literatura_Brujula_RecursosInhumanos

PIERRE LEMAITRE «Recursos Inhumanos» Alfaguara Buenos Aires, 2017 389 páginas

86_Literatura_Brujula_AlmasGrises

PHILIPPE CLAUDEL «Almas Grises» Letras de Bolsillo. Publicaciones y Ediciones Salamandra Barcelona, 2017 222 páginas

Comentarios

  • “No veo a ningún Dios aquí arriba”, Yuri Gagarin (1934-1968), hablando desde la órbita terrestre.
  • “Conquistar sin riesgo, es triunfar sin gloria”, Pierre Corneille (1606-1684), dramaturgo francés.