,

EL IMPARABLE ASCENSO DE UNA ESTRELLA BÚLGARA

12/01/18 — POR

En menos de una década, la soprano Sonya Yoncheva se ha convertido en una de las figuras más solicitadas de la ópera actual. A sus 36 años recién cumplidos, parece estar en su mejor momento, como lo confirma el hecho de ser la primera artista que protagoniza en una sola temporada tres transmisiones distintas desde la MET de Nueva York. Y por si fuera poco, tendremos el lujo de verla y oírla en vivo: en noviembre visitará Chile para un recital solista en el Teatro del Lago.

Por Joel Poblete

90_opera_sonyayoncheva_f

Alabada por la crítica y aplaudida por el público, muchos la consideran la sucesora natural de la rusa Anna Netrebko, tomando en cuenta indiscutibles elementos en común.

En un medio tan veleidoso y cambiante, donde figuras promisorias, tempranamente proclamadas como estrellas, pueden ser casi olvidadas en menos de cinco años, siempre puede parecer apresurado considerar a una cantante como “la soprano del momento”, pero con la búlgara Sonya Yoncheva (1981) tales juicios parecen tener una base segura. Alabada por la crítica, solicitada por los principales escenarios líricos y aplaudida por el público, muchos la consideran la sucesora natural de la rusa Anna Netrebko, tomando en cuenta indiscutibles elementos en común: no sólo su origen eslavo, el seductor color de su voz, su atractivo físico y sus dotes escénicas, sino además el desarrollo que está teniendo su repertorio y los teatros donde está triunfando. Y todo en menos de una década.

Para muestra un botón: el imparable ascenso que está teniendo en la Metropolitan Opera House de Nueva York, MET, el mismo teatro en el que la Netrebko ha sido la gran estrella de los últimos 15 años, protagonizando nuevas producciones, inauguraciones de temporada y transmisiones en directo en HD a todo el mundo. Diez años menor (acaba de cumplir los 36), Yoncheva debutó en ese escenario a fines de 2013 como Gilda en «Rigoletto», de Giuseppe Verdi, en reemplazo de otra soprano y junto al recientemente fallecido Dmitri Hvorostovsky, y desde entonces ha regresado para «La bohème», de Giacomo Puccini; «La traviata», de Verdi, y en 2015 para uno de sus principales pasos hacia su definitiva consagración internacional: la inauguración de la temporada 2015-2016 del teatro neoyorquino en otro rol verdiano: Desdémona en «Otello», la primera de las dos óperas en las que en Chile la hemos podido apreciar –la otra fue «La traviata»– en las transmisiones en directo, en pantalla grande y en HD, que realiza tradicionalmente el Teatro Nescafé de las Artes.

Hasta ahora, porque en la actual temporada de la MET su presencia será ineludible. Originalmente cantaría papeles en tres títulos, dos de ellos transmitidos a todo el mundo: la Condesa en «Las bodas de Fígaro», de Mozart; su ya conocida y admirada Mimi en «La bohème», y protagonizaría «Luisa Miller» en las primeras representaciones de esta obra de Verdi en ese escenario en más de una década (más exactamente desde abril de 2006, cuando nuestra Verónica Villarroel asumiera el rol titular). Pero en junio se anunció que además reemplazaría a Kristine Opolais, otra de las sopranos estelares que la MET ha estado reverenciando en los últimos años, en la esperada nueva producción de «Tosca», de Giacomo Puccini, que acaba de debutar ahí, incluyendo la cotizada función de Año Nuevo. Esto obligó a reorganizar la agenda de Yoncheva, quien en esas fechas debía cantar en «Fausto», de Charles Gounod, en la Ópera de Viena, pero la compañía austríaca la liberó de ese compromiso, y a su vez la MET convocó a Ailyn Pérez para reemplazarla en «Las bodas de Fígaro», para que así pudiera concentrarse en su debut en uno de los personajes más célebres del repertorio para soprano: la celosa, trágica y apasionada diva pucciniana.

Gracias a estos cambios de agenda, Yoncheva cumplirá un hito en la MET: será la primera cantante que aborda tres roles protagónicos en transmisiones en HD durante una misma temporada. Las mayores expectativas residen en «Tosca», que se transmitirá el sábado 27 de enero; no sólo por ser su debut en el rol, sino además por tratarse de una nueva puesta en escena a cargo del elogiado Sir David McVicar, reemplazando a la cuestionada producción de Luc Bondy de 2009, y también por la accidentada conformación del cast: primero se había bajado Jonas Kaufmann del rol de Cavaradossi (en su lugar cantará Vittorio Grigolo), lo que se unió a la deserción de Opolais y su esposo, Andris Nelsons. También canceló recientemente el bajo-barítono Bryn Terfel como Scarpia (quien será reemplazado por Zeljko Lucic), y a raíz del escándalo público por las acusaciones de abusos sexuales en contra de James Levine, la batuta quedará en manos de Emmanuel Villaume. Y para quienes desean insistir en comparar a Yoncheva y Netrebko, en abril será el turno del debut de la rusa en este mismo personaje, siempre en la MET. Por otro lado, las otras dos transmisiones en HD son apuestas mucho más seguras: el 24 de febrero en «La bohème» y dirigida por Marco Armiliato, Yoncheva volverá a reunirse con su tenor de «La traviata», Michael Fabiano, en la legendaria producción de Zeffirelli; y el 14 de abril, en «Luisa Miller», dirigida por Bertrand de Billy, formará pareja con el gran tenor polaco Piotr Beczala, teniendo como padre a Plácido Domingo en otro de sus experimentos incursionando en el repertorio de barítono.

90_opera_sonyayoncheva_e

La soprano en una escena de «La Traviata», de Giuseppe Verdi.

UNA ARTISTA A SEGUIR

Décadas antes de esta artista, Bulgaria ya había entregado al mundo notables sopranos que han dejado huella: basta con recordar la atronadora voz de la ya fallecida Ghena Dimitrova, el compromiso vocal y teatral de Raina Kabaivanska y el talento de Anna Tomowa-Sintow, quien fuera una de las cantantes favoritas de Herbert von Karajan. Pero Yoncheva tiene mucho que ofrecer por su cuenta, y la crítica no deja de elogiarla: si en 2014 «The Guardian» la confirmaba como “una estrella en ciernes” tras reemplazar a Netrebko como Margarita en el «Fausto» de la Royal Opera House, hace un año en «The New York Times», a raíz de su ovacionada «Traviata» en la MET, el crítico Zachary Woolfe dijo que era una intérprete magnética a la que él seguiría “no importando lo que haga”.

Nacida en Plovdiv, la segunda ciudad principal de su país, donde realizó sus primeros estudios en canto y piano, comenzó a ganar competencias artísticas a inicios de la década pasada, incluyendo una colaboración con Marin, su hermano rockero. Tras graduarse en 2009 en el Conservatorio de Ginebra y de sus inicios en el repertorio barroco guiada por maestros como William Christie y su proyecto de academia vocal barroca Le Jardin des Voix, su carrera recibió un impulso innegable en 2010 al ganar el concurso Operalia. Radicada en Suiza y casada con el director de orquesta venezolano Domingo Hindoyan, tuvo a su primer hijo hace tres años. Yoncheva es cada vez más requerida en el mundo operístico: sin ir más lejos, además de la MET, esta temporada continuará alternando los más prestigiosos escenarios líricos del mundo, incluyendo la Ópera de Viena, la Scala de Milán (donde debutará en «El pirata», de Vincenzo Bellini, uno de esos roles históricamente asociados con Maria Callas que hoy son casi una rareza) y el Festival de Salzburgo, entre otros.

La soprano está ampliando su repertorio de manera inteligente, aunque de todos modos arriesgada. Ha dejado de lado roles más ligeros como Gilda en «Rigoletto» o la protagonista de «Lucia de Lammermoor», de Gaetano Donizetti, para debutar en personajes más demandantes y maduros, como la Norma, de Bellini, en 2016, al reemplazar una vez más a Netrebko en el Covent Garden. Aunque más de alguien pudo haber temido que aún era temprano para abordarla, su debut fue bastante bien recibido por público y crítica. Y además de la Tosca pucciniana, sus pasos recientes parecen inclinarla cada vez más hacia Verdi: junto con «La traviata», «Otello» y la próxima «Luisa Miller», dio que hablar recientemente con su Isabel en «Don Carlos», junto a Jonas Kaufmann, en la comentada y polémica producción del polaco Krzysztof Warlikowski en la Ópera de París. Incluso en discos su lazo verdiano se está haciendo más palpable.

Por todas estas razones, será un lujo poder apreciar a la búlgara en vivo en el Teatro del Lago de Frutillar, que tras las visitas de Javier Camarena y de Diana Damrau, se anota así otro gol al albergar el debut exclusivo en Chile de otra estrella lírica en un gran momento de su carrera: acompañada al piano por Antoine Palloc, la Yoncheva ofrecerá un recital solista (entradas desde $35.000) el 17 de noviembre, que incluirá arias de óperas de autores como Massenet, Bizet y Puccini, y de títulos tan emblemáticos como «Manon», «Carmen», «La bohème» y «Tosca». Sin duda, promete ser uno de los imperdibles líricos de este año en nuestro país.

90_opera_sonyayoncheva_d

YONCHEVA EN GRABACIONES

Sin contar las decenas de videos que se pueden encontrar en YouTube y otras plataformas virtuales, además de poder asistir a las transmisiones en HD desde el MET que se podrán ver en el Teatro Nescafé y mientras esperamos apreciarla en vivo y en directo en su debut en Chile, una buena posibilidad de disfrutar del talento de esta soprano es a través de sus grabaciones, que por ahora no son tantas pero igual permiten un estimable acercamiento a su destreza vocal. Tras tres primeros registros en DVD con distintos sellos –tanto en roles secundarios como también protagonizando «La coronación de Popea», de Monteverdi–, a fines de 2013 firmó un contrato con Sony Classical, lo que no fue obstáculo para que en 2016 interpretara a la Condesa en una versión de «Las bodas de Fígaro», de Mozart, en Deutsche Grammophon, dirigida por Yannick Nézet-Séguin. Antes de su aplaudida Desdémona en el «Otello» de la MET, disponible en DVD y blu-ray, en 2015 lanzó con Sony «Paris, mon amour», su primer álbum solista; y hace un año llegó «Händel», dedicado al célebre compositor germano-inglés. A comienzos de febrero seguirá «The Verdi Album», donde continúa abordando el repertorio del maestro italiano, incluyendo arias de nueve de sus óperas, entre ellas algunas en las que por ahora cuesta imaginarla cantando en escena, como «Nabucco» o «Attila».

90_opera_sonyayoncheva_b

UNA BUENA POSIBILIDAD DE DISFRUTAR DE SU TALENTO ES A TRAVÉS DE SUS GRABACIONES, QUE NO SON TANTAS PERO IGUAL PERMITEN UN ESTIMABLE ACERCAMIENTO A SU DESTREZA VOCAL.

 

SONYA YONCHEVA Teatro del Lago (Av. Philippi 1000, Frutillar) 17 de noviembre de 2018. Entradas desde $35.000, 19.00 horas.

 

Comentarios

  • “Todas las ideologías que justifican el asesinato, acaban convirtiendo al asesinato en ideología”, palabras de un juez tras la muerte de Isaac Rabin.
  • "Los hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes", Isaac Newton (1642 - 1727).