La guerra de los knowmadas ¡Que la fuerza los acompañe!

14/04/17 — POR
Trabajan mientras duermen y de aquí a tres años se habrán desplazado a tal velocidad que representarán la mitad de la población activa en el planeta. Ilustración: Alfredo Cáceres.

“Gente invencible” es el lema de este movimiento protegido por el escudo de la innovación y el conocimiento que se reúne anualmente a bordo del TribuCamp. Un evento anual que parece orbitar como “república independiente” con una base estratégica en un hotel nada de galáctico pues está ubicado en una céntrica esquina de Madrid.

¿Resultados? En febrero pasado se juntaron en torno a este imperdible –y durante 13 horas seguidas– más de 200 integrantes de una saga que recién comienza. La misma que está conformada por blogueros, creadores de negocios online, inversores en start ups y emprendedores digitales, junto a 21 expositores líderes de comunidades con cientos de usuarios adheridos.

Todos ellos comandados por la fuerza de su propio “Jedi”: el francés Franck Scipion, cuyo blog se replica a través de las redes sociales como bitácora de vuelo de los miembros de esta verdadera tribu cibernética.

¿La misión? Intercambiar “estrategias, tácticas y herramientas digitales en aras de construir una vida knowmada más libre”.

Inspirados en el concepto del sociólogo estadounidense John Moravec, los knowmadas se desplazan con una nueva vibración: vienen a quedarse para cambiar el imaginario colectivo. Para ellos la falsa modestia no es más que un sin sentido. Pertenecen a una era híper conectada e híper digitalizada. Les importa la visibilidad. No sufren de crisis de identidad y están dispuestos a romper el patrón y salir de la zona de confort para apostar a un nuevo estilo de vida con tal de ser “locomotora de alta velocidad en un mundo de trenes a vapor”.

Deben hacerse responsables de su sobrevivencia porque a futuro nadie más lo hará por ellos. A diferencia de los nómadas tradicionales, que se desplazaban para cazar y recolectar lo que encontraban, este grupo navega por el ciberespacio haciendo lo que le gusta y arreglándoselas para que el perfil de sus integrantes trabaje 24/7 por Twitter, Linkedin, Facebook, Instagram, y otras plataformas interactivas… incluso mientras duermen (!).

Llega a tanto su sobrecarga informática que algunos ya sufren de “infoxicación”, mientras los más “discretos” están orgullosos de sus logros, desplazándose “entre la cama, el sofá, el sillón y la mesa de la cocina, con el computador al hombro”.

No son competitivos, aun cuando viven con la bendita idea de salirse de la norma con el fin de lograr un estatus inicial de ventaja en sus emprendimientos. Sólo necesitan una conexión a internet y un dispositivo móvil como llave maestra para trabajar con cualquiera al otro lado del mundo.

Sea lo que sea que vendan o propongan, tendrán que concentrar su sabiduría en el “Por qué” y no en el tradicional “Qué”; pertenecen al perfil de profesionales que más crecerá en los próximos años: para el 2020 (o sea, de aquí a tres años), el 45% de la fuerza laboral del planeta será knowmada.

“Motivados chilensis”

Fecha estelar, abril de 2017. Bitácora de vuelo a bordo de Trapecio Producciones. Entra en escena Ricardo Neumann, Director Área de Cultura de la Fundación Para el Progreso, FPP/Gerente Regional de esa entidad en Valparaíso.

Hace un par de semanas recibió la grata noticia de haber quedado entre los ocho afortunados, de un total de más de 600 postulantes a nivel mundial (¡Plop!), que podrán aspirar al emblemático Programa MFA de Producción Teatral en Broadway, impartido por la Columbia University School of the Arts.

Y como soñar ya no le cuesta tanto a un emprendedor feliz como este, del momento en que ha alcanzado una ambiciosa meta como la que ha logrado, cabe preguntarle:

–¿Comprarías un ticket a bordo de TribuCamp 2018?

“Antes armaría un equipo de motivados para que el evento se venga a Chile, ojalá a Valparaíso. Nuestro país no tiene nada que envidiarle al resto… los eventos no lo hacen los lugares, los hace su gente. Y tenemos lo mejor de lo mejor a la vuelta de la esquina. El año pasado, por ejemplo, antes de comprar un ticket a Estados Unidos para presenciar una charla TED, con un grupo de amigos de diversas fundaciones porteñas creamos Plaza Sotomayor, el primer TEDx de Valparaíso. El TribuCamp chilensis podría ser un buen desafío…”.

El protagonista de esta saga toma el ascensor de uso exclusivo para el personal del puente de la nave donde desempeña sus funciones y repasa una frase que lo identifica: “El éxito consiste en no trabajar para hacer lo que te gusta sino en trabajar haciendo lo que te gusta”. Acto seguido, se presenta: “Soy abogado PUC, un pergamino que a priori te ubica desde el prejuicio en un lujoso estudio de abogados del barrio El Golf. Sin embargo, el Derecho siempre fue para mí una carrera instrumental, la mejor de todas a mi gusto, ya que desde las leyes se abarca toda la realidad humana, incluso las Artes (la razón de mi trabajo hoy). Después de una vuelta ‘un poco larga’, puedo decir que no espero anualmente esos 15 benditos días de vacaciones, mi pasión está en los 350 días restantes. Vivir el año sólo por ‘la recompensa’ de 15 días no tiene mucho sentido…”

Cruce de cables

Suena su celular, que a estas alturas de la conversación más bien parece un intercomunicador galáctico. Ante los síntomas de posible contagio por “infoxicación”, Neumann pone el dedo en la llaga: “Sufro de los retos de mi señora que me llama la atención cada vez que me abstraigo de la realidad con la pantalla de mi celular… Gran parte de mi mundo (y de mi trabajo) están allá dentro y como uno ya los puede llevar en el bolsillo sin dejarlos ‘en la oficina’, se entrometen en comidas, fiestas e instancias familiares. Me cuesta resistir a la tentación de tener mi trabajo al alcance del bolsillo, pero hay que luchar contra eso y saber separar aguas para que la pasión laboral no afecte la calidad familiar”.

Desde su transbordador de los sueños, el joven gestor saluda a la tripulación y revela su triple personalidad: “Dicen que a los actores se les cruza el cable con el del personaje que deben encarnar.  En mi caso, a veces se me mezcla el abogado con el actor (y de repente una veta política que tengo camuflada por ahí). Una mezcla complicada pero que sirve para desarrollar los desafíos que implica la gestión cultural en Chile. Junto a la creatividad hay que oprimir de vez en cuando el switch jurídico y el político (de ahí provienen mis resultados concretos, el montaje, la venta, la ejecución fría de proyectos). Los emprendimientos culturales fracasan porque no integran bien esos mundos. Es vital para no depender exclusivamente de un Fondart”.

¿Idioma Malunisu?

Mientras los científicos de la Universidad Nacional Australiana anuncian un “nanomaterial” capaz de manipular la luz para crear imágenes holográficas en 3D, inspirados en clásicos como la propia «Star Wars», apuntando al futuro inmediato Ricardo Neumann invita a poner la mirada en «Burócratas», su próxima travesía teatral. Una “radiografía al Chile oficial”, a ser estrenada en mayo y con presentaciones en Santiago, Valparaíso y Concepción (funciones en: www.burocratas.cl).

Basado en el teatro del absurdo del político y dramaturgo checo Václav Havel (1936-2011), en la consola de exploración de este próximo episodio, se lee: “En una oficina gubernamental se ha implementado el MALUNISU. Un nuevo lenguaje administrativo diseñado científicamente para hacer ‘más perfecta’ la comunicación entre funcionarios públicos, quienes, deshumanizados por el exceso de burocracia, han convertido su oficina en un buen lugar para comer”.

–Acudiste a tu propio “Jedi” en este montaje.

“Václav Havel, Mario Vargas Llosa y Roberto Ampuero son mis maestros. He tenido el privilegio de trabajar sobre el tesoro dramatúrgico de Havel, escribiendo «Burócratas», con 12 funciones y que hace una fina crítica a un sistema que nos afecta a todos. Como ciudadano del mundo y Senior Fellow de la Fundación para el Progreso, Roberto Ampuero es sin duda el Obi-Wan, que me ha enseñado que lo esencial en las Artes es la libertad. La que debe estructurarse en la creatividad del artista sin mayores restricciones externas, pero que también se fundamenta (y aquí estamos al debe en Chile) en una institucionalidad que ‘deje hacer’ sin mayores trabas o formularios burocráticos. Es necesaria una Industria Cultural que, apoyándose en el Estado, ponga su foco principal en la diversidad y flexibilidad que sólo puede otorgar la ‘multicoloridad’ de la sociedad civil”.

–Y si tienes que huir del imperio de los kowmadas, ¿lo harás por la retaguardia?

“Le dispararía un misil de protones directo al núcleo de la Estrella de la Muerte (estación de combate orbital, «Star Wars»). El teatro y la cultura son armas con las que pretendo enfocar mi carrera, complementando el arte con una profunda vocación de progreso social, el cual antes que cualquier política pública debe partir desde un cambio de mentalidad que siempre será cultural”.

Comentarios

  • “No soy el mejor del mundo, pero creo que no hay nadie mejor que yo”, José Mourinho (1963), entrenador portugués de fútbol.
  • “La felicidad anida más en la nobleza de un bosque que en el lujo sin verde”, Carlos Thays (1849 - 1934), paisajista argentino.