LEO, VEO, ESCUCHO,VOY GABRIEL LEÓN

18/10/17 — POR

Es bioquímico, doctor en biología celular y molecular y, durante ocho años, se desempeñó como académico e investigador. Sin embargo, hace dos años decidió abandonar la ciencia experimental, para dedicarse de lleno a la comunicación científica. Actualmente es director del Centro para la Comunicación de la Ciencia, en la Universidad Andrés Bello, y columnista de ciencia en diarios y radios. Además, es el autor del libro de divulgación «La Ciencia Pop», lanzado en mayo de este año. Estas son sus recomendaciones.

Por Daniel Canala- Echevarría

87_Popcorn_GabrielLeon

LIBRO «Las intermitencias de la muerte», de José Saramago (Alfaguara, 2005).

Saramago atrapa. Su forma de redactar hace que el lector se sumerja en la historia y, si bien puede ser agobiante –los puntos seguidos desaparecen para dejar que los diálogos fluyan separados sólo por comas–, personalmente me encanta. De todos los libros que leí de Saramago, este es sin lugar a dudas mi favorito y abre con una línea genial: “Al día siguiente no murió nadie…”. ¿Quién se puede resistir a seguir leyendo?

PELÍCULA «Blue Valentine», de Derek Cianfrance (2010).

La primera vez que la vi quedé mudo, mirando cómo aparecían los créditos, en silencio, sin moverme. No lloré, aunque tenía ganas de hacerlo; había quedado noqueado. La película narra de manera magistral dos momentos en la vida de una pareja, y las imágenes de la vida presente –que muestran una relación agonizante– se intercalan con las románticas escenas de la conquista y romance inicial. Las actuaciones de Michelle Williams y Ryan Gosling son magistrales, y está filmada de manera hermosa. Van a necesitar pañuelos, un whisky o ambos.

SERIE «Rick and Morty» (Netflix, 2013 – ).

¿Dibujos animados? Sí, y de los mejores. «Rick and Morty» relata las alucinantes (o más bien ayahuasqueras) aventuras de Rick –un viejo científico loco y alcohólico que habla entre eructos– y su disfuncional y algo torpe nieto, Morty. Los guiones son extraordinarios y las historias son tan entretenidas, que es difícil negarse a decirle a Netflix que tire el siguiente capítulo. Imperdible (aunque deben saber que en esta plataforma sólo están disponibles las primeras dos temporadas).

DISCO «Sleep Well Beast», The National (4AD, 2017).

Esta banda es una de mis favoritas y este es su último trabajo, que había estado esperando con ansias este año y que acaba de ser lanzado el pasado 8 de septiembre. La voz inconfundible de Matt Berninger y la calidad instrumental de la banda entregan un trabajo notable. «The New Yorker» le hizo una nota muy buena al disco y, además, el «New York Times» hizo un documental acerca del proceso creativo del disco usando realidad virtual, el que pueden ver online (“The National: something out of nothing”).

CAFETERÍA Delice D’ Alsace.

Este lugar es una pequeña maravilla, un café muy bonito en un barrio muy tranquilo (Andacollo con California, en el sector de la Plaza Pedro de Valdivia). Tienen sándwiches y ensaladas, aunque en mi humilde opinión es la panadería y pastelería la que se lleva el gran premio. Unos baguettes maravillosos que pueden ponerse bajo el brazo, para dejar las manos libres y llevar panes de chocolate, óperas, éclairs o unos berlines con crema que son de lo mejor que he comido.

EXPOSICIÓN «Searching for Sugar Man» (Malik Bendjelloul, 2012).

En la década de los 70, Sixto Rodríguez compuso dos discos que fueron un rotundo fracaso en EE.UU. Sin embargo, su música terminó siendo la banda sonora de la revolución contra el apartheid en Sudáfrica. En ese país nadie sabía nada de Rodríguez, pero una leyenda urbana decía que se había suicidado. ¿Se pegó un tiro? ¿Se prendió fuego en pleno escenario? Este documental sobre la muerte se convierte en una inspiradora historia de redención, y deja de regalo una gran banda sonora. Ganador del Oscar 2013 al mejor documental.

Comentarios

  • "Cómo quieres que te olvide si cuando comienzo a olvidarte me olvido de olvidarte y comienzo a recordarte", Woody Allen (1935).
  • “Me gusta que el flequillo me cubra los ojos: eso me ayuda a tapar las cosas que no quiero ver”, Raquel J. Palacio, escritora estadounidense.