,

Natalia Molina

18/10/17 — POR

LA ÚLTIMA FUMADA

Por Antonio Voland.

87_Musica_Discos_NataliaMolina

Muy atrás en el tiempo quedó una canción de Natalia Molina de sonidos retro y una secuencia armónica que evocaba los años 50. «Alma» tuvo algunos bordes de himno triste, como si se tratara de un amor inolvidable. De paso dejó instalado un concepto de melodía y sonido que esta cantautora ha continuado facturando a lo largo de la década que termina ahora con el disco «Rara avis» .

Cada pieza es un engranaje de dos o tres minutos, parte de una maquinaria mayor que funciona con pianos, guitarras, cuerdas y una voz juvenil. Ella habla de amores escurridizos, miedo y agradecimiento. Expone canciones íntimas como «Tus ojos» y «Lo que se va», además de canciones yeyé como «Ten paciencia» y «Yo nací», hasta que desemboca en «Resucitada» y su comprometido e impecable solo de guitarra eléctrica. Desde esa antigua «Alma», que Natalia Molina tocó alguna vez sola con guitarra en su habitación, hasta «Trementina», ahora con banda completa y la voz de Cristóbal Briceño a su lado, Natalia Molina da un paso más en esa artesanía que es la creación de canciones.

Comentarios

  • "Y Dios tomó un puñado de viento del sur, sopló Su aliento sobre él, y creó el caballo". Leyenda beduina.
  • "Pa' cantar de un improviso se requiere buen talento, memoria y entendimiento, fuerza de gallo castizo", Violeta Parra (1917 - 1967).