NotasCul

13/12/16 — POR

>¿Coliseo o anfiteatro?

En el lugar que ocupara la laguna artificial del palacio residencial de Nerón (el grandioso Domus Aurea) fue construido el Anfiteatro de Flavio (Vespasiano) a partir del año 70 de nuestra era. Hoy conocido como Coliseo, se transformó en el hito turístico más emblemático de Roma. ¿Pero en qué momento este anfiteatro pasó a ser conocido como Coliseo? La respuesta es muy curiosa y difícil de datar. Cuando Nerón inició la construcción de su palacio residencial, mandó erigir una escultura grandiosa de sí mismo de 35 metros de alto en bronce para colocar en la entrada, justo delante de la laguna artificial. Años más tarde, y producto de su impopularidad, se renombró en honor a Apolo.

Con el nuevo programa arquitectónico que devolvía estos terrenos al pueblo de Roma, el coloso quedó en medio del espacio público que rodeaba al nuevo anfiteatro. Tan grande y llamativo era, que los romanos comenzaron a usarlo como punto de referencia. Basta imaginarlos diciendo, por ejemplo, “encontrémonos en el coloso, cerca del coloso, al lado del coloso”, lo que en latín sería in coliseum, ad coliseum, deinde ad coliseum.

Con el tiempo el punto de referencia pasó a denominar a la propia construcción: Coliseo.

>Logos y arte

De la confrontación entre el arte y el consumismo, la expresión y la función, lo personal y lo industrial; nace la serie Logo + Art, del filipino Eisen Bernardo. En ella se observa la conjunción entre extractos de grandes obras de arte y logos de marcas mundialmente reconocidos.

Vea la serie completa en https://www.behance.net/gallery/30275103/LogoArt

Visite también http://eisenbernard.tumblr.com/ para conocer otra muestra del mismo autor, que él define como tributo a las revistas.

78_notascul_logos

De izquierda a derecha: Starbucks + «Autorretrato con collar de espinas», de Frida Kahlo; Apple + «El hijo del hombre», de René Magritte; y Versace + «Medusa», de Caravaggio.

> El poder de la música

78_notascul_musica

Mucho se ha escrito respecto a los beneficios que reporta en las personas el escuchar, tocar y/o componer música. Se habla de los efectos a nivel neuronal, o como ayuda a la concentración y relajación. Incluso se ha podido demostrar que, si se aprende a tocar un instrumento, el cerebro sufre modificaciones estructurales. Para los que aún puedan mostrarse escépticos, nada más contundente que saber que ya hace 5.000 años, en el Antiguo Egipto, el mismo jeroglífico asignado a la música se usaba para representar los conceptos abstractos de alegría y bienestar. Sin necesidad de demostraciones sofisticadas, esta gran civilización tuvo la sensibilidad para reconocer el poder de la música.

Comentarios

  • "Los hombres no cambian, se desenmascaran", Germaine de Staël (1766- 1817), escritora francesa.
  • "Pa' cantar de un improviso se requiere buen talento, memoria y entendimiento, fuerza de gallo castizo", Violeta Parra (1917 - 1967).