SANTORINI SIMPLEMENTE UN SUEÑO

26/04/18 — POR

Para quienes la imaginan, para quienes llegan a ella y la recorren, resulta imborrable esa sinfonía en blanco y azul como el color de su bandera.

Por María Teresa Herreros A.

Desde Grecia

92_destinos_santorini_1

Vista de Santorini

Uniformemente blancas sus construcciones, magníficamente azul el mar Egeo que la rodea. También encantador e idénticamente azul el color de los domos de sus pequeñas capillas.

Quienes visitan las villas que se encaraman por las laderas de los acantilados frente el mar, no pueden sino sentirse embrujados por su encanto, su luminosidad y también por las leyendas mitológicas que parecen flotar en el aire (*). Son los que buscan más entre sus calles estrechas tapizadas de adoquines, los que escuchan y caen seducidos por los cantos que suben del azul del mar los que saben que volverán una y otra vez.

Cada una de estas villas se recorre por una calle principal bordeada de infinidad de tiendas de ropa (donde reinan las blusas y vestidos blancos y eté- reos), de joyas, artesanías, souvenirs irresistibles; de restaurantes, pubs, cafés, locas pastelerías, mucho jugo de naranja. Se camina y disfruta a paso lento, en espíritu relajado, descubriendo, sorprendiéndose y volviendo a buscar.

En los más importantes de estos enclaves se pueden encontrar hoteles de muchas estrellas desde cuyas piscinas y reposeras se mira el mar y se avistan los enormes cruceros que se acercan ininterrumpidamente.

Santorini, considerada como uno de los destinos icónicos y más románticos del mundo, es una de las más conocidas y visitadas de las miles de islas griegas (entre 1.000 y 6.000, dependiendo del tamaño que deba tener un montículo de roca en el mar para ser llamado isla; sólo 200 de ellas deshabitadas, considerando algunas privadas, cuyos dueños concurren sólo por uno o pocos meses en el año).

Con forma parecida a una media luna, tiene una dimensión de 76 km2. Su longitud es de 18 km y su ancho de 2 a 6 km, entre los que se encuentran sus 20 villas, siendo las principales Fira, Oia, Perissa, Akrotiri, Pyrgos, Firostefani.

Fue completamente destruida por un violento terremoto que la asoló en el siglo 17 aC. El volcán se hundió en el mar dando lugar a un sector del Egeo llamado Caldera, frente al cual quedó Santorini, ubicada en los bordes del cráter.

Su superficie árida proveniente de la lava volcánica que la cubrió siglos atrás está compuesta de piedra pómez que sólo sirve para el cultivo de una especie menor de vid, del tamaño de un arbusto bajo, que se encuentra en toda la isla. En uno que otro sitio destella alguna buganvilia que resalta contra el blanco del portal que adorna. Uno que otro cactus y, por supuesto, olivos. El dicho local es que “en Santorini hay más iglesias que casas, más vino que agua, más asnos que personas”.

(*) La leyenda dice que el rey Egeo esperaba en lo alto la barca en que volvería su hijo Teseo. Confundido al verlo venir sin las banderas blancas izadas, en signo de su victoria frente al Minotauro, el rey se lanzó al mar
92_home_destinos_santorini

Callejón escarpado. El burro suele ser el único medio de transporte de material a través de calles estrechas y empinadas. © LAURENT LHOTE / BIOSPHOTO

IMPORTANCIA MUNDIAL

El Asentamiento Prehistórico de Akrotiri es uno de los más importantes del mundo. El material volcánico que cubre la isla ha protegido por siglos los edificios, su urbanización, sus contenidos, y su organización social, al igual a lo ocurrido en Pompeya. El lugar está bien organizado para la continuación de las excavaciones y para las visitas guiadas de miles de turistas e investigadores. Las principales obras de arte se guardan en el museo Prehistórico de Fira.

Entre el más de un millón de visitas anuales que recibe esta isla, numerosas parejas la eligen como el lugar ideal para contraer matrimonio o para disfrutar su luna de miel. Las ceremonias según el rito ortodoxo se realizan en las iglesias que tienen vista cercana al mar, y las católicas se celebran en la Catedral de Fira.

Fira, la capital de la isla, se asoma sobre el acantilado en espera de los visitantes que llegan por mar al puerto de Gialos, el único que permite acercarse algo a los grandes cruceros que arriban y parten a diario. Desde el puerto hasta la villa se sube en el moderno teleférico que transita sobre la pintoresca, larga y ondulante escalera de 600 peldaños, por donde trepan peatones a pie o todavía en burros ataviados con coloridas monturas. Son sólo unos pocos los que deciden aventurarse en lo que fue el transporte tan característico de Santorini. El funicular fue construido y donado a la comunidad en 1979 por el naviero Evangelos Nomikos.

Otra opción es hacerlo en reverso: bajar a pie por la escalera saboreando un delicioso Gyro (carne asada de forma vertical que se sirve en pan pita) y con buena cantidad de agua y retornar a la villa cómodamente por el teleférico.

La ubicación de Fira es central en la isla y en ella se debe conocer el notable Museo Prehistórico, que exhibe cerá- micas y murales de la Edad de Bronce perfectamente conservados, rescatados de la destrucción volcánica.

Muy cerca, la enorme y moderna Catedral Ortodoxa Metropolitana domina el paisaje, y se puede avistar desde toda la isla, entera blanca, adornada en su interior por frescos de artistas locales.

En el sector posterior es fácil encontrar algunos de los mejores restaurantes de Fira donde, aparte de las imprescindibles y perfectas ensaladas griegas y musakas, se ofrecen delicias como un inolvidable pulpo perfectamente cocido y tierno, relleno con verduras, feta y los justos aliños…

Es importante señalar que en Fira está la estación de partida de los buses que recorren frecuente y ordenadamente toda la isla, con detención en las principales villas, opción muy cómoda para visitarla día tras día. Uno de sus destinos es junto a la playa de Perisa, donde esperan los necesarios toldos de paja, cómodas reposeras y atención in situ con variados tragos y comidas provenientes de los restaurantes del lugar. Últimamente han cundido las motos de toda categoría que se arriendan y que circulan tal vez interrumpiendo cada tanto la tranquilidad que se espera.

92_destinos_santorini_A

Monos en un fresco encontrado en Akrotiri, c. 1640 a. C. (aproximadamente una década antes de la explosión).

 

El lugar estrella de Santorini, al cual acuden desde muchos lugares del mundo es, sin duda, Oia, situada en el extremo noroeste, donde –aseguran– se producen las más bellas puestas de sol del mundo.

A la hora indicada (y con suficiente anticipación para instalarse en el mejor lugar) se agrupan literalmente cientos de turistas a observar y tratar de captar cómo el sol desciende y proyecta un haz de luz sobre el mar que parece llegar hasta la costa. Muy lentamente baja y baja, mostrándose ferozmente anaranjado, iluminando el largo horizonte hasta esconderse. Es tal la expectación, que en ese momento se produce un aplauso cerrado. Desde ese momento y por cerca de una hora, una amplia franja de color púrpura se instala en el horizonte, apagándose poco a poco. El día se despide.

92_destinos_santorini_2

Iglesia de Pyrgos

 

La iglesia de Panagia, situada a la entrada de la villa de Oia, acoge en su interior a los peregrinos con interesantes obras de arte religioso y largas velas de color cera que cada uno enciende por sus intenciones. La estupenda librería Atlantis Books se repleta de curiosos, los artistas conversan y explican sus obras en su colorida galería de arte.

 

Comentarios

  • "El cine tiene que producir sosiego", Azorín (1873- 1967), escritor español.
  • “Muchas veces no hay guión ni nada. El guión lo hago al final. He llegado a hacer películas en dos días y medio”, Raúl Ruiz (1941-2011).