SECRETOS DEL CRISTO DEL CORCOVADO

03/04/18 — POR

Por Pamela Marfil.

Brazil-Cristo-Rei-2.9ac6e3

 

Realizada para celebrar el Centenario de la Independencia de Brasil, la estatua del Cristo Redentor del cerro El Corcovado, de Río de Janeiro, comenzó a construirse en 1926 y fue inaugurada en 1931. Considerada actualmente una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo, fue encomendada a un equipo dirigido por el ingeniero brasilero Heitor da Costa Silva  quien escogió al artistas francés Paul Landowski y al maestro de obras Heitor Levy, para desarrollar la desafiante obra de ingeniería: instalar una estructura de 30 metros, 1.145 toneladas, a 710 metros de altura sobre un escaso y escarpado terreno que apenas permitía el andamiaje necesario para armar los brazos abiertos, que alcanzan 28 metros de punta a punta; y que, además, resistiera fuertes vientos, lluvias, humedad y descargas eléctricas, sin dejar de tener la belleza que proporcionan las líneas simples y puras de la mayor obra de arte del estilo Art Decó jamás construida.

 

91_notascul2

 

Como si fuera poco, el Cristo esconde algunos secretos dignos de una novela, como el descubrimiento de mensajes secretos camuflados en las piezas del mosaico de pedra sabão (esteatita)  que cientos de mujeres de la época pegaron sobre una malla de algodón para recubrir el moderno hormigón armado de la estructura, y que inspiraron a Lucinda Riley, escritora Irlandesa de la saga «Las siete hermanas»: “Lo curioso es que antes de pegar los azulejos, ellas escribían a mano mensajes para sus familias y sus amados por el lado de atrás. Entonces, la verdad es que, además de toda la belleza aparente, el Cristo contiene centenas de mensaje de amor. Es algo fascinante”. O el dato curioso, si se piensa en las condiciones de la época, de que en su construcción no ocurrió ningún accidente mortal, en gran parte gracias a la pericia de Heitor Levy, encargado de la obra, que se convirtió al Cristianismo y colocó en el corazón del vaciado de hormigón de la gigantesca escultura una pequeña botella con los nombres de los integrantes de su familia.

Comentarios

  • "La vida es misteriosa, los dioses caprichosos y nosotros inconstantes", Santiago Posteguillo (1967), novelista español.
  • “La risa no es un mal comienzo para la amistad. Y está lejos de ser un mal final”, Oscar Wilde (1854-1900).