EL ARTE EN BUSCA DEL SOL

18/10/17 — POR
Frescos y vivaces, con sus caras sonrientes y coquetas rodeadas de un halo de llameantes pétalos amarillos, desde lo alto de sus gruesos tallos giran cada día buscando a su rey. Tras ese propósito, llegan a crecer hasta más de 10 pies con la ayuda de grandes hojas verdes erizadas. Los girasoles jóvenes vuelven diariamente su cabeza de Este a Oeste para seguir al sol; posteriormente, en la oscuridad de la noche, misteriosamente se retraen de vuelta al Este para estar listos para la aparición del astro. Por María Teresa Herreros.
1-sunflowers-vincent-van-gogh

«Los Girasoles», 1888. Pintura de Vincent Van Gogh (1853-1890). Neue Pinakothek, Múnich, Alemania.

 

Los girasoles representan el verano como ninguna otra flor, semejando ellos mismos un sol. Originarias de América y llevadas al resto del mundo por los conquistadores españoles, estas flores nacen y crecen para deslumbrar con su belleza los mejores paisajes, para atraer abejas y pájaros, para alegrar lugares principales del hogar, y para iluminar la creación de grandes artistas. Al punto que entre las pinturas más conocidas y admiradas del mundo están las de los girasoles inmortalizados por Vincent van Gogh. Más aún: este es un caso icónico de cómo un espectador cuando se acerca al cuadro dice “Van Gogh” antes que “Girasoles”. Durante el año en que el artista vivió en Arlés se obsesionó con ellos y los pintó en jardines y prados, yaciendo casi secos, y en jarrones. Cinco de estos, a poco andar, se convirtieron en estrellas de importantes museos. En noviembre de 1888, Van Gogh escribió: “Gauguin me dijo el otro día que había visto un cuadro de girasoles en un gran florero japonés, de Claude Monet, pero le gusta más el mío”.

Aparte de Monet, el propio Paul Gauguin fue seducido por estos buscadores del sol, incluso pintó un retrato de Vincent con ellos.

También, otros grandes artistas, como Gustav Klimt en su bello «Jardín de Granja con Girasoles»; David Hockney que, encandilado por la sinfonía de amarillos de Van Gogh, los inmortalizó agrupados de a tres, de a cinco en vasos y floreros. Y no olvidemos al holandés Pieter Brueghel el Viejo (fundador de esa dinastía de artistas y uno de los cuatro pilares de la pintura flamenca), al expresionista ruso Alekséi von Jawlensky, o al muralista mexicano Diego Rivera.

En agosto pasado, la National Gallery de Londres organizó una muy celebrada exhibición virtual (iniciada por Vincent Willem van Gogh, bisnieto de Theo) a cargo de distinguidos curadores que mostraron y comentaron las cinco obras dedicadas a esta flor por Van Gogh provenientes de la National Gallery, de la Neue Pinakothek de Múnich, y de los museos Van Gogh de Ámsterdam, de Arte de Filadelfia; y Seiji Togo Memorial Sompo Japan Nipponkoa de Tokio.

87_Miscelanea_Girasoles2

Gustav Klimt, «Jardín campestre con girasoles». 1905-1906. Óleo sobre lienzo, 110 x 110 cm. Viena, Osterreichische Galerie Belvedere.

En la pantalla grande

En el cine, los girasoles tienen presencia inmanente en grandes películas como «Dr. Zhivago». Un ramo de ellos en primer plano preside la triste y solitaria escena –que fue muy celebrada al director David Lean– cuando Yuri despide a Lara en el improvisado hospital donde se habían encontrado. Unos pétalos caen en ese preciso momento: los girasoles lloran.

Y en la inolvidable «I Girasoli», de Vittorio de Sica, Giovanna (Sophia Loren) recorre en Rusia los altos campos de girasoles en una infructuosa búsqueda de su esposo Antonio (Marcello Mastroianni), que no ha vuelto de la guerra.

Tampoco la danza ha permanecido ajena a este influjo. Podemos recordar la coreografía «Sun Flower Moon», creada por Moses Pendleton, director de Momix (para celebrar los 25 años de su compañía), y cuyo estreno en Chile tuvo lugar en el Teatro Teletón en junio de 2005. Este coreógrafo vive con sus bailarines y su mujer en una granja en Connecticut, donde un campo de girasoles, que cuida amorosamente, forma parte de sus principales inspiraciones. Otras obras nacidas a partir de esta flor: «Los girasoles rotos», que Sabine Dahrendor hizo para el Ballet Contemporáneo de Burgos, y «Al vuelo de los girasoles», que la mexicana Leticia Alvarado dedicó al legendario pintor.

Orígenes

Desde la Antigüedad, el Girasol ha sido adoptado como un símbolo de felicidad, de fuerza y de fidelidad. Hay diferentes versiones sobre su origen basadas en el mito griego de Clytie, que cuenta cómo esta planta comenzó a existir: “Clytie, la ninfa del agua, estaba enamorada de Apolo, el Dios Sol. Ella miraba fijamente a Apolo, esperando que él la mirara a su vez. Pero Apolo estaba enamorado de otra y nunca favoreció a Clytie con su mirada. Cuando Clytie se dio cuenta de que Apolo nunca iba a corresponder a su amor, se sumió en una profunda depresión sin comer ni beber durante nueve días: sólo pensaba con tristeza en su amor no correspondido. Los otros dioses sintieron lástima por Clytie y la transformaron en un hermoso girasol que siempre busca los rayos del sol”.

87_Miscelanea_Girasoles3

Mientras que el girasol vibrante y fuerte es reconocido a escala mundial por su belleza, también es una fuente importante de alimentación. De su flor proviene un aceite vegetal muy valorado; las semillas de girasol se disfrutan como un sabroso ingrediente nutritivo para muchos alimentos. Estas últimas se acumulan en espirales en el centro de la flor y, para deleite de los biólogos matemáticos, son una perfecta demostración de una regla oculta que modela los patrones de la vida y que actualmente tiene diversas aplicaciones: la secuencia Fibonacci, un conjunto en el que cada número es la suma de los dos previos (0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21 etc.).

EN AGOSTO PASADO, LA NATIONAL GALLERY DE LONDRES ORGANIZÓ UNA MUY CELEBRADA EXHIBICIÓN VIRTUAL (INICIADA POR VINCENT WILLEM VAN GOGH, BISNIETO DE THEO) A CARGO DE DISTINGUIDOS CURADORES QUE MOSTRARON Y COMENTARON LAS CINCO OBRAS DEDICADAS A ESTA FLOR POR VAN GOGH.

Homenaje artístico

La semillas son el regalo del corazón de esta hermosa planta. Excelentes fuente de Vitamina E, antioxidantes, antinflamatorias, se conocen sus efectos sobre los síntomas del asma, de la artritis, y para prevenir el cáncer al colon, activar la digestión, contener el desarrollo de la diabetes y reducir el colesterol en la sangre. Cada vez más se ha introducido su uso en la dieta alimenticia para agregar sabor y textura o, simplemente, para calmar el hambre sanamente con un puñado de ellas.

87_Miscelanea_Girasoles4

En 2010, Ai Weiwei, el famoso artista conceptual chino, les rindió un colosal homenaje con una instalación realizada en la Turbine Hall de la Tate Modern Gallery. Vertió en el amplio piso de ese espacio privilegiado aproximadamente cien millones de semillas de porcelana, formando un paisaje aparentemente infinito. Millones de semillas de unos 8mm de largo, aparentemente idénticas pero realmente únicas. Todas hechas a mano, esculpidas y pintadas por cientos de trabajadores a pequeña escala de la ciudad de Jingdezhen. Cada una parte de un todo. «Sunflowers Seeds» convocó a miles de visitantes, a quienes motivó preguntas y desafíos sobre qué significa ser un individuo en la sociedad actual. ¿Somos insignificantes e impotentes a menos que actuemos juntos?

 

“Mantenga su rostro al sol y no verá la sombra. Es lo que hacen los girasoles”, Helen Keller (1880-1968), oradora estadounidense ciega y sorda.

Comentarios

  • "Los hombres no cambian, se desenmascaran", Germaine de Staël (1766- 1817), escritora francesa.
  • "Para comer bien en Inglaterra es recomendable desayunar tres veces", Francois Rabelais (1494 - 1553), humanista francés.