Incansable y sin fecha de vencimiento

14/06/17 — POR
El próximo mes, Héctor Noguera, el reconocido actor y Premio Nacional de Artes de la representación, festeja 60 años de teatro y 80 de vida. Y lo hace sobre el escenario.

Ha hecho un fecundo recorrido, desde las fotonovelas –formato en que debutó siendo un veinteañero– hasta las teleseries, el cine y el teatro, lo que le significó el Premio Nacional de Artes de la Representación en 2015.

Con 60 años de carrera y casi 80 de vida (los cumplirá el 8 de julio), Héctor Noguera está vigente en su oficio y muy presente en el imaginario de chilenos de diversas generaciones. Sus ojos azules siempre miran inquietos y su energía es envidiable. Divide su tiempo entre la docencia y la gestión del Teatro Camino (del que es fundador), su quehacer como decano de la Facultad de Artes de la Universidad Mayor hace más de una década, y sus proyectos personales. Además, practica pilates, yoga y natación.

A Noguera, a quien todos llaman Tito, sólo ha podido frenarlo un accidente: la caída de un caballo en febrero de 2016, que le fracturó una vértebra cervical. Dos meses después ya estaba de regreso a sus actividades, con cuello ortopédico, pero con el ánimo de siempre.

Julio será un mes agitado para él, ya que comenzará una gran celebración en el Teatro Camino por su cumpleaños y su larga trayectoria. Por supuesto, y no podría ser de otra manera, subirá al escenario con dos monólogos. «La vida es sueño», de Calderón de la Barca, obra que ha interpretado en diversas etapas de su vida, está programada para julio;y «El Epicedio», del escritor griego Yákovos Kampanelis, para el mes siguiente.

A mediados de julio volverá al Teatro Universidad Católica para protagonizar «El padre», obra del francés Florian Zeller, cuya versión nacional agotó las entradas de su primera temporada. La interpretación de Noguera del complejo rol de Andrés, un octogenario con Alzheimer, recibió ovaciones tanto de los espectadores como de la crítica especializada.

Pese al lugar que ocupa en el teatro chileno, los que lo conocen destacan la humildad con que enfrenta el mundo. Así lo señala Carolina Arredondo, quien ha compartido con él como alumna, como su dirigida y también como compañera de elenco. “A pesar de su trayectoria, que le permitiría ponerse en un lugar intransigente, es dócil como actor y siempre es muy humilde. Escucha a los demás, tiene mucha paciencia y es buen compañero, uno más del elenco”.

Yerko Farías, encargado de sala y asistente de docencia del Teatro Camino, refuerza las palabras de la actriz: “La experiencia de trabajar con Tito ha sido una de las cosas más hermosas que me ha dado el teatro. Es un ser generoso y leal, además de ser una biblioteca teatral con vida, al servicio de quien lo necesite”.

Carrera sin límites

Héctor Noguera Illanes nació en 1937, en una casona del tradicional barrio República. Su padre, Héctor Noguera Prieto, murió cuando él tenía dos años, por lo que creció sin hermanos, con su madre y abuela. Estudió en el San Ignacio de Alonso Ovalle, donde fue compañero del pintor Claudio Bravo, y al terminar el colegio decidió entrar a la Academia de Arte Dramático del Teatro de Ensayo de la Universidad Católica, para espanto de su familia.

A los 20 años debutó en el musical «¡Esta señorita Trini!» y a los 22 en «Cine Amor», revista dedicada a las fotonovelas que lo catapultó a la fama como galán. En «Todos los ausentes», la puesta en escena autobiográfica que estrenó en 2007, recuerda ese momento con humor, contando que su nana de toda la vida no podía creer su popularidad. “No puede ser, si Titito se queda donde lo dejan”, habría dicho la sorprendida señora.

83_Teatro_HectorNoguera2

A fines de los 60, funda junto a Ana González la compañía Club de Teatro, y en 1967 interviene como actor y productor en la película «El Chacal de Nahueltoro», de Miguel Littín. También participó en compañías como el Ictus, el Teatro de Comediantes y Teatro Q. Se desarrolló como docente en la Escuela de Teatro de la Universidad Católica y como actor participó en elogiados montajes de ese teatro, como «Theo y Vicente cegados por el sol» y «El Rey Lear», entre muchos.

En 1995 deja la Universidad Católica y se lanza a recorrer Chile con su grupo, el Teatro Camino. Lleva monólogos de puesta en escena despojada, como «El contrabajo», «Siberia» o «De las consecuencias del mucho leer», donde lo más importante es el actor y su relación con el texto y el público. A fines de la década de los 90 se instala con su compañía en calle Erasmo Escala (iniciando la escuela) y en el 2000 se traslada a la Comunidad Ecológica de Peñalolén, donde se ubica hasta la fecha, en una construcción realizada en barro y madera.

 

Ese mismo año impacta a los televidentes como el cruel patriarca de «Machos», una de las teleseries más vistas de la era del people meter. En la pantalla chica apareció hasta 2014, pero hace poco anunció su regreso.

Ha participado en varias producciones cinematográficas, desde «Deja que los perros ladren» (1961) hasta «Neruda» (2016). Y por su protagónico en la película uruguaya «Mr.Kaplan», en 2013 obtuvo el Premio al Mejor Actor en los festivales de Montecarlo, Biarritz y La Habana.

A sus logros profesionales se suma haber formado una familia gravitante en la escena teatral chilena, integrada por las dos hijas de su primer matrimonio: Piedad, productora; y Amparo, destacada actriz. Y los tres hijos con Claudia Berger: Diego, actor y músico; Emilia, actriz y directora; y Damián, con estudios de literatura y música.

Recientemente, en entrevistas por el estreno de «El padre», Noguera ha sido claro explicando su recorrido vital: “El teatro es mi motor, hace que me reinvente y seguiré hasta que pueda”, ha repetido. Y nada lo desmiente.

83_Teatro_HectorNoguera1

Para celebrar con Noguera

«La vida es sueño», 19 de agosto al 3 de septiembre, Teatro Camino. Versión unipersonal del clásico de Pedro Calderón de la Barca, en el que cuenta, comenta y actúa momentos importantes de la obra, mostrando diversos personajes con humor y llevando al público esta historia universal de manera amena.

«Jardín de cerezos», 6, 7 y 8 de julio, Teatro Municipal de Las Condes. Dirección de Héctor Noguera para «El jardín de los cerezos», de Anton Chéjov. Con Rodrigo Pérez, Amparo Noguera, Carolina Arredondo y Ricardo Fernández, entre otros.

«El padre», 12 de julio al 15 de agosto, Teatro UC. Héctor Noguera interpreta a Andrés un pater familis que a los 80 años empieza a perder la realidad. Su situación, a partir de su punto de vista, y la de su hija Ana, que se encarga de él, es retratada con sutileza y también con humor por Florian Zeller, su autor.

 

Comentarios

  • “Hoy se me cayó internet y tuve que pasar tiempo con mi familia... parece buena gente”, Anónimo.
  • "Pa' cantar de un improviso se requiere buen talento, memoria y entendimiento, fuerza de gallo castizo", Violeta Parra (1917 - 1967).